Las "Brigadas de Azedín Al-Kasem", brazo armado de Hamás, advirtieron hoy a Israel de que "ha abierto las puertas del infierno" con el ataque selectivo con el que ha matado a Ahmad Yabari, uno de sus comandantes.

En un comunicado, la milicia palestina señaló, asimismo, que el asesinato de unos de sus principales líderes no quedara impune y que la represalia será contundente.

Yabari murió víctima de una ataque selectivo de la aviación israelí cuando circulaba en un vehículo junto a un acompañante en la ciudad de Gaza.

Según los testigos, un proyectil aire-tierra procedente de un aparato de combate israelí impactó sobre el vehículo, que quedó calcinado.

Además, cuatro palestinos más murieron y otros diez resultaron heridos en una quincena de bombardeos israelíes en diversos puntos de Gaza.

El Ejército israelí confirmó, por su parte, que el objetivo del ataque selectivo era Yabari y advirtió de que la acción supone el inicio de una operación bélica más amplia, a la que ha denominado "pilar defensivo" y de la que no ha querido dar detalles.