El preso hispano Ramón Torres Hernández fue ejecutado hoy en la penitenciaria de Huntsville, Texas, por secuestrar, abusar sexualmente y matar a una mujer en San Antonio en 2001 informaron las autoridades del Sistema de Justicia Penal de Texas (TDCJ).

El reo fue declarado muerto a las 18.36 hora local (23.36 GMT).

Tanto el Tribunal Supremo como el Tribunal de Apelaciones de Texas se negaron a revisar la condena de Hernández y permitieron así la ejecución por inyección letal.

Torres Hernández, de 41 años, alias "El Razor", y originario de San Antonio Texas fue condenado a muerte por el rapto, abuso sexual y asesinato de Rosita Rosado en 2001, quien en ese momento contaba con 37 años de edad y fue secuestrada de la parada de un autobús, y posteriormente golpeada y violada.

En el momento de los hechos, Torres Hernández se encontraba en libertad bajo fianza.

De acuerdo a la sentencia, actuó acompañado de su novia, Asel Abdygapparova, quien estaba embarazada, y un amigo, Santos Minjarez, que también fue condenado a muerte pero murió por causas naturales en enero de este año.

Abdygapparova, originaria de Kazajistán y graduada de la Universidad de Texas en San Antonio, fue condenada a cadena perpetua después de delatar a Torres y Minjarez y reconocer su colaboración en el crimen.

Tras realizar pruebas de ADN de restos obtenidos durante la investigación del asesinato de Rosado, a Torres también se le atribuyeron los asesinatos de Sarah González, de 13 años, y Priscilla Almares, de 12, que desaparecieron una semana antes de la Navidad de 1994.

Hernández se convirtió así en decimocuarto reo ejecutado en Texas, donde otro preso, Preston Hughes III, está previsto que sea también ajusticiado mañana jueves por un doble asesinato en Houston en 1988.

En lo que va de año, Estados Unidos ha ejecutado a 38 presos y aún hay pautadas para lo resta de 2012 seis ejecuciones más.