La huelga general en España comenzó hoy con un seguimiento "masivo" en opinión de los sindicatos y una incidencia desigual, según el Gobierno, así como con algunos incidentes en los que hubo 32 detenidos y 12 heridos, 4 de ellos policías.

La protesta, convocada por los sindicatos y organizaciones sociales contra las políticas de recortes del Gobierno, es la segunda huelga general que afronta el Ejecutivo de Mariano Rajoy, que asumió el poder el pasado diciembre, y el noveno paro de la democracia española.

Las centrales sindicales dijeron que a primeras horas del día hubo un enorme seguimiento en los grandes sectores industriales y de servicios, así como en los mercados de abastos, las grandes obras de infraestructuras y las industrias energéticas.

El Gobierno, sin embargo, señaló que el paro tiene una incidencia desigual en los mercados de abastos y baja en el transporte, y que ha provocado el cierre puntual de algunas fábricas de automóviles.

La directora general de Política Interior, Cristina Díaz, dijo a la prensa que se cumplen los servicios mínimos y no hay grandes alteraciones, pese a que se han producido algunos altercados que acabaron con detenciones y heridos, la mayor parte de ellos en la capital española.

La huelga ocasionó la cancelación de 131 vuelos a primeras horas de la jornada. De las 2.322 operaciones de despegues y aterrizajes programadas para hoy, 1.344 están protegidas por los servicios mínimos.

Un 20 por ciento de los vuelos con destinos europeos y un 40 por ciento del resto de vuelos internacionales están garantizados por los servicios mínimos.

El secretario general del sindicato CCOO, Ignacio Fernández Toxo, acusó al Gobierno de aplicar "medidas suicidas", mientras que el líder de UGT, Cándido Méndez, animó a los ciudadanos a hacer una huelga de consumo y no comprar durante todo el día de hoy.