La secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, aseguró hoy en la ciudad de Adelaida que Australia no tiene que elegir entre Estados Unidos, su histórico aliado estratégico, y China, su principal socio comercial.

Tras visitar el centro industrial naval Techport, Clinton aclaró en un breve discurso que su país apoya los vínculos polifacéticos de Australia con cualquier nación del Asia Pacífico o del mundo, incluyendo China.

"El Pacífico es lo suficientemente grande para todos", comentó Clinton al criticar, sin mencionar nombres, a aquellos que quieren dar una "falsa opción" sobre la política exterior australiana que solo lleva a "una suma de resultados negativos".

Clinton enfatizó que su visita reforzó las "indispensables relaciones con el país oceánico para promover la prosperidad, la paz y los valores conjuntos, algunos de ellos arraigados en su "ADN".

Algunos sectores en Australia critican a Camberra por sus acercamientos a Washington, entre ellos el ex primer ministro australiano, el laborista Paul Keating, quien consideró ayer que el Gobierno de Julia Gillard, así como el de los anteriores mandatarios Kevin Rudd y el conservador John Howard, han enfatizado los lazos con EEUU en detrimento de sus vecinos asiáticos.

En su última actividad oficial, Clinton recordó que EE.UU. es la principal fuente de inversiones extranjeras en Australia, mientras que sus exportaciones de bienes al país oceánico crecieron en un 40 por ciento entre 2009 y 2011 hasta superar los 27.000 millones.

La secretaria de Estado también mencionó la importancia de la Asociación Trans-Pacífico (TPP, siglas en inglés), un acuerdo comercial que están negociando 11 países de la cuenca del Pacífico incluidos los Estados Unidos, Australia, México, Chile y Perú.

"Australia es un socio fundamental" para impulsar este acuerdo que cubrirá el 40 por ciento del comercio mundial, comentó Clinton en Techport, donde se construirán los próximos Destructores Antiáereos (AWD's) de la Armada australiana.

El Gobierno del estado de Australia del Sur aprovechó la visita de Clinton para promocionar Techport como una alternativa para que EEUU envíe a sus buques para su mantenimiento.

Clinton termina hoy actividades oficiales en Australia y viajará mañana a Singapur para después unirse a la gira de Barack Obama por Tailandia, Birmania (Myanmar) y Camboya, en el primer viaje que hace un presidente norteamericano a esas dos últimas naciones asiáticas.

Ayer participó en la ciudad de Perth en la reunión ministerial anual sobre Asuntos Exteriores, Defensa y Cooperación entre EE.UU. y Australia, que contó con la participación del jefe del Pentágono, Leon Panetta; y Bob Carr y Stephen Smith, respectivamente, ministros australianos de Asuntos Exteriores y Defensa.