La Justicia rechazó un planteo del ente recaudador de impuestos sobre presunta evasión fiscal, fuga de divisas y lavado de dinero en el fútbol argentino, mediante la triangulación de pases, y dijo no ver ningún tipo de delito en esas acciones.

El juez en lo Penal Tributario Javier López Biscayart desestimó una querella en tal sentido que había sido anunciada el 24 de agosto por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

La AFIP dijo el miércoles a AP que "no comparte" la decisión López Biscayart y que una vez que sea notificada formalmente apelará ese fallo.

El titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, señaló en agosto que unos 30 recientes fichajes de jugadores en el fútbol nacional estaban bajo sospecha por presunta evasión fiscal, fuga de divisas y lavado de dinero.

Echegaray destacó que en esos pases se detectaron irregularidades en clubes intervinientes de Chile, Uruguay y Suiza.

Pero López Biscayart decidió el martes que no hay delito alguno en esos fichajes.

"Los elementos acercados por la pretensa querellante, a pesar de su esmero en exponerlos, no habilitan la construcción hipotética --siquiera liminar-- de la comisión de un delito", dijo la resolución de López Biscayart, según el sector de prensa del palacio judicial.

"En algunos casos ni siquiera existen elementos que den cuenta que el jugador ha suscrito contratos con los clubes que se mencionan en las querellas ni de que las invocadas transferencias de los pagos haya existido", agregó ese fallo.

López Biscayart también liberó a los clubes argentinos de culpa y cargo sobre presunta evasión de impuestos.

Dijo que como los clubes son asociaciones civiles no les corresponde pagar impuestos a las ganancias por lo que no podrían estar inmersos en una operación para eludirlos.

Echegarary dijo en su momento que habría evasión de impuestos y un aparente lavado de dinero en pases de jugadores que fueron comprados a equipos del exterior donde nunca actuaron.

Al respecto dio a conocer dos casos emblemáticos: el del defensor Jonathan Bottinelli a River Plate y del volante Ignacio Piatti a San Lorenzo.

Bottinelli jugó la última temporada en San Lorenzo y en junio quedó en libertad de acción. Sin embargo, según los registros de la AFIP, River le compró al club Unión San Felipe el 60% de los derechos económicos del defensor a cambio de 1,7 millones de dólares. El zaguero nunca jugó en Chile.

López Biscayart puso el ejemplo concreto de Bottinelli, señalando que no hubo ningún delito en eso basándose en la reglamentación de la FIFA que asegura que los derechos federativos no son de los jugadores sino de los clubes.

Bottinelli, según el juez, estaba obligado a ceder su ficha a una institución para después pasar a River y señaló que si la cede a un club argentino o chileno es su problema y no del fisco.

La AFIP dijo el miércoles que "no comparte" la decisión de López Biscayart y que apelará la medida judicial.

"Resulta llamativo que el juez volvió a descartar la investigación a pesar de que los mismos contribuyentes acusados de evadir __jugadores y hombres de negocios del fútbol__ reconocieron el hecho y pagaron el impuesto adeudado", destacó la AFIP en un parte de prensa enviado a AP.

El propio Bottinelli reconoció en su momento haber pagado impuestos adeudados por su pase.

La AFIP dijo el miércoles que otros jugadores como Román Martínez (Estudiantes de La Plata), Emanuel Cigliotti (Colón) y Denis Stracualursi (San Lorenzo) "pagaron el impuesto adeudado" y que además se deshicieron de otros "contratos falsos".

"Hay algunas instancias judiciales que amparan la evasión evidente en la transferencia de los jugadores de fútbol", destacó la AFIP.

Este tipo de operaciones de triangulación de futbolistas es moneda corriente en Argentina, ya que al menos se conocen decenas de casos en las últimas dos décadas.

Esta historia tuvo uno de los episodios más resonantes en 2006, cuando River Plate transfirió a Gonzalo Higuaín al Real Madrid de España, donde actualmente es compañero de Cristiano Ronaldo. "Pipita" Higuaín recaló en el Real pero previamente firmó un contrato con el Locarno suizo, donde no jugó ni siquiera un minuto.

En su momento, Echegaray anunció que sobre un total de 210 agentes de jugadores inscritos en la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), la AFIP dio de baja a 146 de ellos porque tendrían una situación fiscal irregular con la compra y venta de jugadores.

El escándalo estalló en agosto, cuando el fisco argentino endureció los controles contra la evasión. Entre otras medidas, los contribuyentes están obligados a pedir autorización a la AFIP antes de comprar divisas para viajar.

También se les obliga a reportar el pago de cuotas de colegios privados y de servicios de salud que superen un determinado valor, mientras los supermercados deben informar a la AFIP sobre compras por encima de los 200 dólares.