La presidenta argentina, Cristina Fernández, anunció hoy la firma de un decreto por el cual se otorgará a los trabajadores registrados un beneficio impositivo "navideño" para incentivar el consumo.

En un acto en la sede del Ejecutivo y transmitido por cadena nacional, Fernández dijo que resolvió exceptuar a los trabajadores que cobran hasta 25.000 pesos (5.220 dólares) mensuales del impuesto a las ganancias aplicado sobre el aguinaldo (paga extraordinaria de Navidad) que percibirán a final de este año.

La mandataria destacó que la medida contribuirá, como política contra-cíclica, a incentivar el consumo, que, afirmó, ha mantenido "vivo" al país en el actual contexto de crisis internacional.

Fernández precisó que la excepción impositiva tendrá un costo para el Fisco de 2.162 millones de pesos (450,4 millones de dólares).

La presidenta sostuvo que la medida anunciada hoy "va a traer mucha alegría porque en las fiestas siempre se gasta más".

De los 9,1 millones trabajadores registrados en Argentina, 6,8 millones están exceptuados del pago del impuesto a las ganancias que mensualmente se descuenta de los salarios.

Sindicatos opositores al Gobierno reclaman desde hace meses que se eleve el mínimo salarial que obliga al pago de este impuesto.

De hecho, este es uno de los reclamos que han impulsado la convocatoria de sindicatos enfrentados al Ejecutivo para una huelga para el próximo martes.

Fernández anticipó hoy que el Gobierno se reunirá con los sindicatos afines para discutir una modificación de ese mínimo para el próximo año.

Por otra parte, la mandataria destacó un informe del Banco Mundial que señala que la clase media en Argentina se duplicó en la última década, al pasar de 9,3 millones de personas a 18,6 millones.

Fernández dijo que el informe pone a Argentina a la cabeza en Latinoamérica en término de crecimiento de la clase media, por delante de Brasil y Uruguay.

"Curiosamente no están ninguno de los países que nos presentan siempre como modelos a seguir", sostuvo.