El Gobierno alemán criticó hoy a la "troika" -formada por el Banco Central Europeo (BCE), la Comisión Europea (CE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI)- por no haber presentado aún el informe "completo" sobre Grecia.

En un encuentro rutinario con medios de comunicación, el portavoz del Ejecutivo alemán, Steffen Seibert, afirmó que faltan "partes esenciales" del documento que deben consensuar los integrantes de la "troika", lo que impide la toma de decisiones a nivel europeo y la recuperación de la confianza.

"Aún no tenemos el informe completo. Faltan partes esenciales, faltan las propuestas", explicó Seibert, que agregó que el Gobierno alemán confía en que el trío supervisor "aporte propuestas claras y concretas sobre Grecia".

En concreto, el Ejecutivo de la canciller Angela Merkel echa en falta un acuerdo de la "troika" sobre las medidas para que Atenas logre unas finanzas sostenibles, la cuestión que ha retrasado ya la difusión del informe más de dos meses.

"El Eurogrupo sólo podrá tomar una decisión cuando tengamos el informe completo", indicó.

Esto ha hecho, añadió Seibert, que aún no se hayan tomado "decisiones políticas" sobre la crisis griega, que deberían tomarse en primer lugar en el Eurogrupo y luego ser ratificadas por los parlamentos nacionales de los países acreedores.

El portavoz alemán, escenificando la flexibilización de la postura de Berlín de las últimas semanas, recalcó en varias ocasiones que las recomendaciones del informe han de tener en cuenta que "la crisis en Grecia es más aguda de lo previsto" y que la economía europea y global "se han enfriado" sensiblemente en los últimos meses.

Seibert subrayó asimismo que una prórroga de dos años para Grecia, la medida que más se baraja, debería afectar sólo a los "objetivos económicos".

"Los objetivos (de reducción de la deuda), no (la implementación de) las medidas (de ajuste), se pueden retrasar", enfatizó.

El portavoz explicó que en estos momentos se están llevando a cabo "discusiones extremadamente difíciles" en todos los ámbitos y niveles para llegar a un acuerdo.

Añadió a este respecto que Grecia aún no ha implementado todas las reformas a que se comprometió al suscribir sus dos rescates y que los países acreedores exigen "más control" sobre la puesta en marcha de reformas.

A modo de calendario provisional, el portavoz del Ejecutivo alemán apuntó que "posiblemente" el Eurogrupo pueda decidir al respecto el próximo 20 de noviembre, cuando celebrará una reunión extraordinaria, siempre que el informe completo esté ya disponible.

A continuación, "quizá la semana que viene", podría el Bundestag (cámara baja alemana) ratificar la decisión del Eurogrupo, y sólo después, "a finales de noviembre", según Seibert, podría tener lugar la transferencia a Atenas del próximo tramo de su rescate.

Grecia aseguró recientemente que el 16 de noviembre se quedaría sin efectivo para afrontar sus pagos esenciales, aunque luego recurrió a medidas de financiación extraordinarias a corto plazo.