El ministro francés del Interior, el socialista Manuel Valls, acusó hoy en el Parlamento a la derecha de ser responsable de "la vuelta del terrorismo" en Francia, lo que causó protestas airadas de los parlamentarios conservadores.

Valls, en la sesión de preguntas al Ejecutivo, respondía a una cuestión planteada por el diputado de la Unión por un Movimiento Popular (UMP) Eric Ciotti, que ponía en duda las cifras de delincuencia aportadas por el Gobierno.

"Son ustedes quienes fracasaron y los franceses pagan ahora diez años de una política de seguridad hecha con leyes que no han servido para nada y que no se han aplicado", contestó Valls.

"El fracaso son ustedes, el incremento de la delincuencia son ustedes, los recortes de puestos de policías y gendarmes son ustedes", dijo el ministro, cuya intervención y posterior escándalo causó la suspensión temporal de la sesión de la Cámara de Diputados.

Los ánimos se encendieron de tal modo que un diputado de la UMP, Claude Lellouche, intentó echarse sobre el ministro, como explicó aquel posteriormente a la prensa, para "agarrarle de la solapa y decirle que no se acusa a la mitad de los franceses que votaron por Nicolas Sarkozy (el anterior jefe del Estado) de fomentar el terrorismo".

El jefe del grupo de la UMP en la Asamblea, Christian Jacob, mencionó que Valls -cuya popularidad es manifiesta entre los franceses, según todos los sondeos, que le colocan incluso por delante del primer ministro, Jean-Marc Ayrault-, debe dimitir.

"El presidente tiene que preguntarse sobre su permanencia en el Gobierno", dijo el diputado sobre Valls.