El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, dijo hoy que conceder a Grecia dos años más para implementar ajustes y reformas no debería implicar ayuda financiera extra, pero reconoció que es "extremadamente difícil" que no lo sea.

En una entrevista con la radio regional pública Südwestrundfunk, Schäuble indicó que el acuerdo alcanzado este lunes por el Eurogrupo en Bruselas para flexibilizar las condiciones a Atenas no debe por qué tener consecuencias para los contribuyentes alemanes.

Agregó que se puede compensar con "una combinación de distintas medidas", aunque no detalló cuáles.

"Eso no tiene necesariamente que costar más dinero. Sólo eleva las necesidades de financiación en el eje temporal. Y para eso se han de encontrar soluciones", argumentó el ministro.

Los ministros de Finanzas de Eurogrupo decidieron ayer, en línea con las pretensiones helenas y lo especulado desde hace meses en Bruselas, conceder dos años más a Grecia para cumplir con las condiciones en materia de ajustes y reformas de sus dos rescates financieros.

Pero no lograron ponerse de acuerdo sobre cómo salvar el agujero financiero que eso conlleva, una decisión que han aplazado los ministros para su próximo encuentro, una reunión extraordinaria prevista para el próximo martes.

El informe de la tríada que examina las cuentas helenas y su implementación de ajustes y reformas -compuesta por el Banco Central Europeo (BCE), la Comisión Europea (CE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI)- estima que ampliar hasta 2016 los plazos supondrá 32.600 millones de euros más.

Pero este documento, presentado ayer con unos dos meses de retraso sobre la fecha prevista inicialmente por la falta de acuerdo entre los integrantes de la tríada, no lanza propuestas sobre cómo salvar ese desfase.

Schäuble reconoció a este respecto que es "extremadamente complicado" encontrar una solución, pero se mostró optimista y añadió que es "factible" encontrarla.