El presidente de EE.UU. Barack Obama, comenzará las conversaciones sobre el "precipicio fiscal" con los líderes republicanos del Congreso con una propuesta de subida de impuestos para las rentas más altas de 1,6 billones de dólares en la próxima década, informó hoy la Casa Blanca.

Se trata de una cifra notablemente superior a la planteada en el pasado, por lo que se espera que sea rechazada por los republicanos, quienes ya han planteado su oposición frontal a cualquier subida de impuestos.

En agosto de 2011, Obama propuso una subida de impuestos por valor de 800.000 millones de dólares.

El viernes Obama ha invitado a la Casa Blanca a líderes republicanos del Congreso, entre ellos el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, para discutir posibles soluciones sobre el abrupto paquete de consolidación fiscal conocido como "precipicio fiscal" que, de no alcanzarse un acuerdo, entraría en vigor en enero de 2013.

De este modo, Obama habría optado por endurecer su postura ante los republicanos y exigirles acción ante la proximidad de que se cumpla el plazo.

Boehner afirmó la pasada semana que estaría dispuesto a negociar la subida de ingresos fiscales, pero exclusivamente si se refieren a exenciones y deducciones de impuestos y nunca apoyaría la aplicación de nuevas tasas.

De no aprobarse un acuerdo antes de enero, se suspenderían las llamadas "vacaciones fiscales", aprobadas por George W. Bush en 2003 y prorrogadas por Obama en 2010, lo que provocaría un notable aumento de los impuestos para las ciudadanos estadounidenses.

Obama se muestra dispuesto a mantener esta suspensión de impuestos para las rentas menores de 250.000 dólares al año, pero asegura que un enfoque equilibrado del presupuesto exige que los ricos aporten su parte justa.

En el mismo sentido, se expresó hoy el secretario del Tesoro de EE.UU, Timothy Geithner, en una conferencia en Washington al subrayar el planteamiento de la Administración de cara a estas negociaciones.

"No veo cómo hacer esto sin más impuestos. No creo que haya un modo factible y realista de hacerlo sin ellos", dijo Geithner.