Los ministros árabes de Asuntos Exteriores se reúnen hoy en El Cairo con sus homólogos de la Unión Europea para tratar sobre el posible reconocimiento por los países occidentales de la nueva alianza opositora siria.

En presencia de la jefe de la diplomacia de la Unión Europea, Catherine Ashton, los ministros abrieron esta mañana su segunda reunión mixta bilateral en la sede de la Liga Árabe.

En su discurso de inauguración, el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, instó a la comunidad internacional a que reconozca la nueva alianza opositora siria, llamada Coalición Nacional para las Fuerzas de la Revolución y la Oposición Siria (CNFROS).

"Mientras reiteramos el apoyo de la Liga a este cuerpo que une a la oposición siria, esperamos que el resto de las tendencias opositoras participen en ello, y pedimos a los países del mundo que lo reconozcan y que le ofrezcan todo tipo de apoyo", afirmó Al Arabi.

Además, destacó que la unidad entre los opositores sirios en la nueva alianza impulsará la misión del mediador internacional, el argelino, Lajdar Brahimi.

"Pido aquí a todos que ofrezcan apoyo entero a la misión (de Brahimi)", señaló el secretario general de la Liga Árabe.

Sobre la petición a la Asamblea General de la ONU para que Palestina reciba el reconocimiento como Estado observador, Al Arabi instó a la Unión Europea a que apoye esta solicitud, que calificó de "legítima y a favor de la solución del establecimiento de dos Estados, respaldada por la comunidad internacional".

En su discurso Al Arabi expresó también su esperanza en que esta reunión árabe-europea, la segunda después de la que se celebró hace ocho años en Malta, impulse la cooperación económica, social y política entre ambas partes.

Por su parte, Ashton manifestó su deseo de que esta reunión se convierta en una oportunidad para dialogar sobre los desafíos en esta región.

Sobre la situación en Siria, Ashton apreció los esfuerzos de Brahimi y de la oposición en Doha, y aseguró que "lo que pasa en Siria no afecta sólo a ese país, sino a toda la región".

La jefa de la diplomacia europea hizo también referencia al desplazamiento de los ciudadanos sirios a otros países para huir de la violencia, algo que será objeto de las discusiones, junto al proceso de paz en Oriente Medio.