La Tate Modern de Londres muestra en una exposición ecléctica y multimedia la influencia de los "performances" en la pintura de los últimos 60 años, a través de obras de David Hockney, Yves Klein o Jackson Pollock, entre otros.

Titulada "A Bigger Splash: Painting After Performance" (Un mayor chapuzón: la pintura tras la interpretación), la muestra, presentada hoy, toma su nombre de la obra homónima de Hockney, una colorista escena de un chapuzón en una piscina frente a una casa de estilo moderno.

El artista británico pintó esta obra en 1967, durante los años que pasó en California, y ahora se expone frente a "Summertime", de Pollock, un lienzo de cinco metros de ancho que refleja la enormidad geográfica de América, fruto del viaje por carretera que llevó al artista estadounidense de costa a costa de EE.UU. en los años 40.

A lo largo de once salas, la galería londinense despliega lienzos, vídeos y fotografías de más de cuarenta artistas del último siglo, como Cindy Sherman, Karen Kilimnik, Hermann Nitsch, Lucy McKenzie o Lynn Hershman.

Del artista francés Yves Klein, famoso por sus obras de esponjas, la exposición incluye "Anthropometries", una fotografía en blanco y negro en la que una mujer, desnuda y cubierta de pintura, posa sobre un lienzo sin terminar.

La muestra alberga además "Chizensei Konseimao", un lienzo en relieve en tonos rojos y negros, creación del japonés Kazuo Shiraga, uno de los exponentes de la generación de pintores vanguardistas "Gutaï".

Cindy Sherman explora por su parte cómo la pintura y el maquillaje pueden servir para enmascarar el cuerpo y transformar la apariencia de una persona, a través de una serie de fotografías en blanco y negro.

Una de las salas está dominada por un grupo de espejos cuadrangulares suspendidos en el aire, con los que el artista polaco Edward Krasinski quiere provocar la sensación de que el espacio avanza y retrocede.

La exposición, que se inaugura mañana y se podrá visitar hasta abril, incluye también varias instalaciones de gran tamaño, como "Jean Cocteau..." de Marc Camille Chaimowicz, con las que la Tate quiere mostrar cómo los artistas de estas décadas han recreado la idea de un set de actuación.