La policía arrestó a un obispo jubilado de la Iglesia de Inglaterra y a un sacerdote también retirado como parte de una investigación por presunto abuso sexual infantil en la diócesis de Chichester.

La agencia británica Press Association reportó que el obispo en retiro Peter Ball, de 80 años, fue arrestado en su hogar bajo sospecha de ocho delitos sexuales cometidos contra hombres jóvenes en las décadas de 1980 y 1990. La policía no identificó al sospechoso, pero cuando se le preguntó sobre Ball, la policía indicó que un hombre de 80 años fue arrestado en su hogar bajo sospecha de delitos sexuales.

La policía británica por lo general no identifica a sospechosos por nombre hasta que son acusados formalmente.

La policía confirmó que un sacerdote de 67 años también fue arrestado por sospecha de cometer abusos sexuales en 1981 y 1983. El detenido no fue identificado.

El obispo de Chichester, Martin Warner, dijo que la Iglesia ha cooperado con la investigación.