El juez que investiga la tragedia registrada en una macrofiesta de Halloween en Madrid, en la que murieron aplastadas cuatro chicas, ha citado como imputado al concejal del Ayuntamiento de la capital Pedro Calvo, relacionado con los sucesos en el recinto Madrid Arena.

Según informaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Calvo, en su condición de presidente de la empresa municipal Madrid Espacios y Congresos, es el responsable de la cesión de los locales municipales para la organización de eventos como esa fiesta celebrada la noche de Halloween.

Poco después, fuentes municipales informaron a Efe de que Calvo, delegado de Economía, Empleo y Participación Ciudadana y tercer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid, presentó a la alcaldesa, Ana Botella, la dimisión de todos sus cargos.

La imputación del concejal se produjo después de que fiscal del caso lo solicitase.

El juez también ha citado a declarar como imputado para el día 20 al empresario Miguel Ángel Flores, gerente de la empresa Diviertt, organizadora del evento, y al día siguiente al representante legal de la empresa de seguridad Kontrol 34.

El magistrado, acompañado por el fiscal, llevó a cabo esta mañana una inspección ocular en el pabellón del Madrid Arena, donde ocurrieron los hechos la madrugada del día 1 de noviembre.

Un informe policial basado en las imágenes de las cámaras de seguridad reveló que en esa fiesta se superó ampliamente el aforo permitido de unas 10.000 personas.

En un momento determinado, en uno de los pasillos de acceso se produjo una avalancha humana, que acabó con las vidas de tres chicas de 18 años, otra de 17 y dejó herida muy grava a otra joven de 2 años, que sigue hospitalizada.

Esta es la primera dimisión de un responsable político tras la polémica desatada por la tragedia ocurrida en el Madrid Arena.