El exministro de Defensa georgiano Bachan Ajalaia ha sido acusado formalmente de torturar a soldados, delito por el que podría ser condenado a hasta 10 años de prisión, declaró hoy el fiscal jefe de Georgia, Archil Kbilashvili.

En una comparecencia ante la prensa, en fiscal indicó que los hechos que se le imputan a Ajalaia, actualmente en prisión preventiva, tuvieron lugar en 2010.

De acuerdo con la acusación, el 18 de febrero de ese año, en pleno invierno, 19 soldados que se había negado a realizar unas rutinas de gimnasia fueron trasladados a una base militar, donde fueron golpeados por Ajalaia y otros jefes militares.

"Después de la paliza, los 19 soldados, desnudos de cintura para arriba, fueron encerrados en un baño, sin luz ni calefacción. Estuvieron allí, en esas condiciones, casi tres días. No les dieron alimentos como mínimo durante 36 horas", dijo Kbilashvili.

En el episodio, agregó el fiscal, participó también el jefe del Estado Mayor Unificado de las Fuerzas Armadas Georgianas, Gueorgui Kalandadze, quien afronta una acusación de abuso de poder y actualmente se encuentra en libertad bajo fianza.

La víspera, el abogado de Ajalaia y Kalandadze declaró que sus defendidos se declaran inocentes de los delitos de que se les acusa.

Según el fiscal, el jefe del Estado Mayor Unificado podría volver a prisión preventiva si así lo dictamina el juez.