El presidente Hu Jintao dimitió como jefe del gobernante Partido Comunista de China para allanar el camino al vicepresidente Xi Jinping a fin de que éste asuma las riendas del gobierno, informaron el miércoles varios delegados al congreso nacional del organismo político.

Hu no fue reelegido el miércoles como miembro del Comité Central del PCCh en el último día del crucial encuentro, dijeron dos delegados en declaraciones anónimas debido a que la lista oficial de los integrantes no ha sido difundida todavía.

Xi fue reelegido con otros candidatos prominentes en la instancia cúspide del poder en el país: el Comité Permanente del Buró Político del Comité Central del PCCh.

Designado desde hace cinco años como el sucesor, Xi asumirá el jueves el cargo de secretario general del PCCh y en el primer trimestre de 2013 como presidente en lo que constituye la segunda transferencia pacífica del poder en China desde la revolución comunista de 1949.

Li Keqiang también asumirá el cargo de primer ministro en lugar de Wen Jiabao.

Los desafíos que aguardan a los futuros gobernantes de China incluyen la desaceleración económica del país, el descontento cada vez mayor de una ciudadanía que pretende aumentar su independencia respecto del Estado y las relaciones delicadas con países vecinos.

Más de 2.200 delegados del partido sostuvieron en el Gran Salón del Pueblo en Beijing la reunión discreta de una semana para aprobar de trámite el informe que Hu entregó la semana pasada. En el documento, Hu ofrece el compromiso del partido en continuar la agenda en favor de la expansión económica al tiempo que retiene un firme control político.

Hu planteó medidas más enérgicas para combatir la corrupción y hacer al gobierno más atento a las exigencias de la población, pero sin ofrecer grandes detalles.

La próxima composición del organismo más poderoso en China, el Comité Permanente del Politburó, será anunciada el jueves. Aunque los delegados al congreso y al Comité Central tienen cierta influencia sobre las decisiones de las autoridades, la mayoría de la composición es decidida en grupo cerrado formado por los miembros del partido más poderosos y de más edad.