Cientos de residentes abandonan sus hogares en el noroeste de Kenia por el temor a posibles ataques de las fuerzas de seguridad en represalia por la matanza de al menos 32 policías a manos de presuntos ladrones de ganado perpetrada el fin de semana.

El jefe de la policía, Mathew Iteere, dijo el martes que una seria operación ha iniciado para perseguir a los asesinos. Los agentes murieron en una emboscada de los ladrones, que pertenecen a la tribu turkana y que se sospecha han robado ganado de la tribu samburu.

Francis Karimi, un administrador en Baragoi, el principal poblado del distrito de Samburu Norte, dijo que se ha registrado una gran congregación de oficiales de la policía en la zona. Agregó que cerca de 1.500 integrantes de la comunidad turkana han huido de la villa de Lenorock.

Iteere indicó que 32 policías fueron asesinados y otros siete se encuentran desaparecidos. Un funcionario de Baragoi dijo que la cifra de muertos es de 34.