El canciller boliviano, David Choquehuanca, participó hoy en una reunión con las autoridades de la Unión Europea (UE) en Bruselas en la que se empezó a examinar la ayuda al desarrollo que su país recibirá en el periodo 2014-2020, que espera que se vea reforzada.

"Habrá otras reuniones a nivel técnico donde se va a ir concretando, pero de manera general lo que se ha establecido es que se profundiza e incrementa la cooperación", indicó Choquehuanca a la prensa al término de sus entrevistas en Bruselas.

El canciller encabezó la delegación boliviana en el segundo diálogo de alto nivel entre su país y el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), acompañado de los viceministros de Exteriores, Juan Carlos Alurralde; Inversión Pública y Financiación Externa, Harley Rodríguez, y Recursos Hídricos y Riego, Carlos Ortuño.

Por parte europea fueron recibidos por el director ejecutivo para las Américas del SEAE, Christian Leffler, y el comisario europeo de Desarrollo, Andris Piebalgs.

Las reuniones abarcaron diferentes temas de interés común como asuntos económicos, la gestión de los recursos naturales, la democracia y los derechos humanos o la cooperación en la lucha contra el narcotráfico, además de la programación de la cooperación al desarrollo para 2014-2020, teniendo en cuenta que la UE aún debe cerrar el monto del presupuesto para ese periodo.

En el marco financiero 2007-2013, la UE aporta a Bolivia 249 millones de euros en concepto de cooperación al desarrollo, confirmaron a Efe fuentes comunitarias.

Según destacaron las partes en un comunicado conjunto, se acordó profundizar las relaciones económicas y comerciales.

"La relación con la UE es estratégica para nosotros. El mercado europeo es uno de los más importantes", según fuentes bolivianas.

En ese sentido, afirmaron que se trabaja para lograr un acuerdo de asociación entre la UE y la Comunidad Andina de Naciones (CAN), cuyas negociaciones de bloque a bloque se truncaron por las diferencias entre los andinos (Bolivia, Colombia, Perú y Ecuador).

Tanto Bolivia como la UE coincidieron en la importancia de impulsar las inversiones y, a ese respecto, Choquehuanca destacó que su país está implementando una ley para garantizar la seguridad jurídica.

"Necesitamos inversionistas, pero que nos ayuden a salir de la pobreza mediante transferencia de tecnología", señaló.

En el plano comercial, Bolivia expresó su intención de participar en el nuevo periodo del sistema europeo de preferencias arancelarias SGP+, que se iniciará en 2014.

También estuvo en la agenda la reforma que Bolivia lleva a cabo de su sistema judicial, sobre el que Choquehuanca mostró su esperanza en que puedan intercambiar "buenas prácticas" con los países de la UE para que la judicatura boliviana sea transparente y "esté al servicio de la justicia, no de unos pocos".

El diálogo fue seguido de una reunión de expertos sobre la lucha contra el narcotráfico, en el que la UE reconoció los resultados positivos logrados por Bolivia en la racionalización de la hoja de coca excedentaria, pero manifestó su preocupación ante el incremento del tránsito de cocaína por ese país y los niveles de producción.

En el plano de la integración regional, Choquehuanca resaltó el compromiso de su país en la creación de organismos como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que se estrenará como bloque anfitrión en la próxima cumbre eurolatinoamericana que tendrá lugar en Chile en enero.

Sobre las posibilidades de entrar en el Mercosur y participar en las negociaciones de asociación que ese bloque lleva a cabo con la UE, el canciller dijo: "Tenemos que estudiarlo porque nuestro ingreso tiene que ser ordenado (...) Nos informará Mercosur en qué momento está este proceso de negociación".