El vicepresidente y canciller de Venezuela, Nicolás Maduro, ratificó hoy el respaldo del Gobierno de Hugo Chávez al presidente sirio, Bachar al Asad, y pidió a la comunidad internacional que acompañe iniciativas de paz en ese país.

"Reconocemos al Gobierno del presidente Bachar como el Gobierno legítimo de toda la nación siria y seguimos denunciando la agresión que ha preparado y que se mantiene para instalar en Siria una guerra civil" que destruya la unión del pueblo y acabe con la independencia, dijo Maduro en una entrevista con el canal estatal.

Maduro se pronunció después que los países miembros de la Liga Árabe reconocieron a la recién creada Coalición Nacional para las Fuerzas de la Revolución y la Oposición Siria (CNFROS) como representante legítimo de los opositores e interlocutor con este organismo.

"Creemos que los más importante para (...) la comunidad internacional (...) es que se busque acompañar las iniciativas para restablecer la paz dentro de Siria", añadió el funcionario.

Llamó que se condene el terrorismo e "impedir que se financien grupos terroristas, que se instalen grupos terroristas en el exterior para agredir a Siria".

Confió en que "más temprano que tarde se encuentre el camino para una solución pacífica, de respeto a la vida de Siria", al tiempo que expresó el apoyo venezolano a "todos los mecanismos que las Naciones Unidas han activado para el logro de ese objetivo".

Denunció que Siria ha enfrentado una lucha muy compleja del terrorismo y "grupos armados traídos del exterior".

Indicó que existe "suficiente evidencia gráfica, física, audiovisual de cómo se han entrenado en el exterior grupos de mercenarios" y han entrado con "las más modernas armas", equipos y explosivos "para destruir Siria".

Reunidos en una sesión extraordinaria en El Cairo, los ministros árabes de Exteriores llamaron al resto de corrientes de la oposición siria a unirse a la nueva alianza, que está dominada por el Consejo Nacional Sirio (CNS).

La nueva coalición seguirá dominada por el CNS y aspira a acabar con la división de la oposición, pese a que no ha conseguido aglutinarla.

Según su acta fundacional, la CNFROS se compromete a "no negociar ni conversar con el régimen" de Al Asad hasta su caída.

Asimismo, prevé la formación de un Gobierno de transición después de obtener el reconocimiento internacional.