El escritor peruano y premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, aseguró hoy en Nueva York que no se cree que Philip Roth haya abandonado la literatura, como ha afirmado recientemente el novelista estadounidense, una decisión que él "nunca" se ha planteado.

"No le creo, es demasiado buen escritor, ha dedicado demasiado su vida a la literatura", dijo Vargas Llosa durante una conferencia de prensa en la Sociedad de las Américas (Nueva York) antes de participar en una charla sobre la publicación en inglés de su libro "El sueño del celta" (2010).

El autor de "La ciudad y los perros" (1963), que se declaró admirador del trabajo del escritor de Newark (Nueva Jersey), añadió que "muchas veces los escritores dicen que se retiran pero no hay que creerlos" y confió en que "siga escribiendo las buenas novelas que ha escrito" hasta ahora.

Roth, reciente premio Príncipe de Asturias de las Letras 2012, aseguró en una entrevista a la revista francesa "Les in Rocks" que "Némesis" (2010) será su última novela porque ya "hice lo mejor que pude con lo que tuve", un extremo que ha sido confirmado a los medios por su editora Lori Glazer, de Houghton Mifflin.

Preguntado sobre si alguna vez se ha planteado también dejar la literatura, Vargas Llosa respondió tajante: "nunca".

"Yo me voy a morir escribiendo, es la pasión de mi vida, donde me siento realmente... feliz quizá no sea la palabra, pero haciendo algo que da sentido a lo que yo soy", aseguró el novelista, quien añadió que nunca deja de pensar en nuevos proyectos, "muchos más" de los que tiene tiempo para plasmar en el papel.

Tanto es así que adelantó que ya lleva un año escribiendo una novela que ocurre en el Perú de nuestros días, que decidió iniciar después de encontrarse con un tema que le "gustó mucho", aunque no quiso dar más detalles sobre ese nuevo trabajo porque "seguro va a cambiar".

Lejos de su Perú natal se enmarca la novela "El sueño del celta", centrada en la historia del revolucionario irlandés Roger Casement y su lucha por denunciar los excesos del colonialismo en el Congo belga, la Amazonía e Irlanda, y que se puede leer en inglés gracias a la traducción de Edith Grossman, quien acompañó hoy a Vargas Llosa durante el coloquio en Nueva York.

El escritor peruano habló también sobre el cincuenta aniversario del "boom" latinoamericano, un movimiento al que él perteneció y que denominó como un "misterio" que ante todo consiguió hacer visible en el resto del mundo la calidad de la novela que se escribía en América Latina.

Ensalzó además la labor del "boom" para reforzar los lazos entre Latinoamérica y España después de cuatro décadas en los que esa relación se había "cortado" por la dictadura de Franco y que a su juicio se plasmó en Barcelona al convertirse en "la capital de la literatura latinoamericana durante muchos años".

Siempre ávido por hablar de política, Vargas Llosa celebró la reelección la semana pasada del demócrata Barack Obama como presidente de Estados Unidos y aseguró que "si fuera estadounidense habría votado por él".