La Unión Europea comenzó hoy una misión exploratoria en Paraguay que evaluará si se dan las condiciones para el despliegue de observadores en las elecciones generales de abril de 2013, cruciales para un país aislado regionalmente desde la destitución de Fernando Lugo.

La delegación, compuesta por técnicos y políticos de la UE, se reunirá durante cinco días con autoridades y representantes de partidos políticos y sociedad civil, y viajará por el interior de Paraguay, para recabar información que elevará a la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton.

"Nuestro principal objetivo es saber si se va a poder desplegar una misión de observación electoral en Paraguay (...) Tenemos que ver si las condiciones de seguridad, las condiciones de logística y otras se dan", informó la jefa de la misión, la española Ana Gordon.

En breves declaraciones a la prensa tras entrevistarse con el canciller paraguayo, José Félix Fernández Estigarribia, Gordon recordó que la decisión final "se va a tomar en Bruselas" en diciembre "o, a más tardar, en enero".

Además de Fernández Estigarribia, la comitiva tiene previsto reunirse con el ministro del Interior, Carmelo Caballero, y con autoridades del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE), encargado de la organización de los comicios del 21 de abril de 2013.

Ese día, los paraguayos elegirán a su presidente y vicepresidente, los miembros de las dos Cámaras del Parlamento y los gobernadores regionales.

De los comicios saldrá el Gobierno sucesor del liberal Federico Franco, que tomó el poder el pasado 22 de junio tras la destitución del presidente Fernando Lugo en un juicio político en el Parlamento, que lo consideró culpable de mal desempeño en sus funciones.

La premura con que se desarrolló el juicio, una semana después de la muerte de 17 policías y campesinos en un tiroteo durante un desalojo en la hacienda de un poderoso empresario y político de la oposición colorada, supuso el aislamiento regional de las nuevas autoridades.

El Mercosur y la Unasur, en una cumbre conjunta el 19 de junio, suspendieron a Paraguay hasta las elecciones.

Para el Ejecutivo de Franco, se empiezan a ver señales de recuperación de la confianza de los vecinos, traducidas en el retorno reciente al país de dos embajadores -Colombia y Chile- retirados durante la crisis por la destitución de Lugo.

El Gobierno ha puesto todo el empeño en asegurar que organizaciones como la UE y la OEA (Organización de Estados Americanos), que no tomaron medidas drásticas contra Paraguay, envíen observadores a las elecciones.

El canciller ha destacado que tres premios Nobel de la Paz vigilarán la limpieza de los comicios paraguayos: además de la UE, estarán los expresidentes de Costa Rica, Oscar Arias (al frente de la OEA) y de EEUU, Jimmy Carter, con su Fundación Carter.

Paralelamente a la observación electoral, la OEA está impulsando una mesa de diálogo de los grandes actores políticos paraguayos, en busca de un consenso sobre las principales políticas de Estado, como el reparto de la tierra.

De momento, los partidos siguen en la pugna entre facciones para definir a sus candidatos, que saldrán de las internas previstas por la legislación paraguaya, entre diciembre y enero próximos.

Además de los dos partidos tradicionales, el liberal y el colorado, lucharán por presencia parlamentaria y en las gobernaciones la Unace del exgeneral Lino Oviedo, la conservadora Patria Querida, y los grupos de izquierda aglomerados en torno al Frente Guasú y el movimiento Avanza País.

Es posible que Lugo, que abanderó una coalición de liberales e izquierda en 2008, busque permanecer en la política compitiendo por un puesto de senador en las listas del Frente Guasú.

Tras lo contactos en Asunción, la misión exploratoria de la UE viajará a partir del miércoles por el interior de Paraguay, según un comunicado del TSJE.

Ese día, conocerán las oficinas distritales del TSJE y los centros de votación de las localidades orientales de Ciudad del Este, Presidente Franco y Hernandarias, y el jueves se reunirán con autoridades electorales de las provincias de Alto Paraná (este) y Canindeyú (nordeste).