Un anciano ha muerto y una mujer de 73 años ha resultado herida grave por el temporal de fuerte lluvia que azota Italia, en particular el centro del país y la provincia de Grosseto, en la región de la Toscana, donde se han llegado a desbordar varios ríos y torrentes.

Según informan hoy los medios de comunicación italianos, las autoridades locales han encontrado este lunes el cadáver de un anciano, cuya edad no se ha facilitado, en el interior de un coche que había sido arrastrado por el agua en el municipio de Capalbio, en Grosseto.

La Policía cree que el hombre no tuvo escapatoria después de que la carretera por la que circulaba con su coche cediera a causa del agua de un torrente generado por las incesantes lluvias y terminara quedando sumergido.

Además, otra anciana de la vecina localidad de Orbetello ha sido sorprendida por otro torrente mientras se encontraba también en su coche, pero ha podido ser rescatada por los servicios de emergencia y trasladada en grave estado a un hospital, donde se encuentra en la unidad de cuidados intensivos.

Precisamente en Orbetello, la pedanía de Albinia se encuentra completamente inundada y aislada y las autoridades locales están evacuando a los habitantes de sus casas tras el desbordamiento del río Albegna y del torrente Elsa.

"Es un drama. Desde fuera no se consigue tener una idea de lo que ha ocurrido aquí. Hay una cantidad de agua increíble, por todas partes, y sigue diluviando", afirma el responsable de la asociación de Misericordias Toscanas, Alberto Corsinovi, en declaraciones que recoge el diario "Corriere della Sera" en su página web.

"El centro de Albinia está sumergido. Los techos de los coches se ven a duras penas. Casas, tiendas y otros establecimientos están completamente sumergidos. Medios anfibios y helicópteros van y vienen para intentar socorrer a las personas que han quedado aisladas en sus casas, que son muchas", añade.

El ayuntamiento de la capital de la provincia, Grosseto, ha dispuesto un centro de acogida para estudiantes que estaban en sus centros educativos y que viven en zonas a las que por el momento no se puede acceder, mientras que el presidente de Toscana, Enrico Rossi, ha pedido que el Gobierno envíe al Ejército a la zona.

Las inundaciones que ha traído la lluvia han obligado a primera hora de la tarde de este lunes a cerrar al tráfico en dirección sur la autopista A1 entre Valdichiana y Fabro, también en Toscana, así como a suspender los trenes que circulan por la costa del mar Tirreno en la provincia de Grosseto.

Este temporal de lluvia se ha centrado hoy en Grosseto después de que ayer fuera, sobre todo, el norte de Italia el que se encontraba en alerta por mal tiempo, unas condiciones adversas que se suman al fenómeno conocido como la "agua alta" en Venecia (noreste), que ha inundado cerca del 70 por ciento de la Ciudad de los Canales.

Las autoridades italianas están en alerta después de que en noviembre del año pasado Génova (noroeste) ya sufriera las desastrosas consecuencias del mal tiempo, cuando seis personas fallecieron a causa de las inundaciones registradas tras las persistentes lluvias que cayeron sobre la ciudad y que desbordaron dos torrentes.