Steven Sinofsky, presidente de la división de Windows, abandonará Microsoft después de 23 años en la empresa y pocas semanas después del lanzamiento de Windows 8, la mayor reforma en décadas de su producto estrella.

Microsoft informó hoy en un comunicado de la salida de Sinofsky y sostuvo que se trata de una decisión acordada entre él y el presidente ejecutivo de la compañía, Steven Ballmer.

"Es imposible contar las bendiciones que he recibido durante mis años en Microsoft. Me siento muy honrado por la profesionalidad y generosidad de todos con los que he tenido la suerte de trabajar en esta increíble compañía", destacó Sinofsky en el comunicado.

Por su parte, Ballmer agradeció a Sinofsky por sus "muchos años de trabajo" en Microsoft y afirmó que los productos que han visto la luz en los últimos meses, como Windows 8, "marcan el inicio de una nueva era" para la empresa.

Windows 8, aún en fase de desarrollo y presentado en septiembre pasado, ha sido diseñado para su manejo en pantallas táctiles, aunque se podrá utilizar con teclado y ratón, y funcionará en dispositivos que irán desde los tradicionales ordenadores de mesa y portátiles de nueva generación hasta tabletas de 10 pulgadas.

Julie Larson-Green, veterana en la división de Windows, se hará cargo a partir de ahora de toda la ingeniería de hardware y software, según anunció Microsoft.

Mientras, Tami Reller se mantendrá como directora financiera y de marketing, y asumirá además la responsabilidad de los negocios y marketing de Windows.