El Gobierno de Nicaragua y una misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) iniciaron hoy en Managua conversaciones para sentar las bases para la firma de un nuevo acuerdo económico.

El presidente del Banco Central de Nicaragua, Alberto Guevara, dijo a periodistas que en la mesa de negociación discutirán sobre una propuesta de reforma tributaria y otra al sistema de seguridad social.

También evaluarán el estado de la economía y las finanzas de Nicaragua, la necesidad de darle mayor estabilidad al sector eléctrico y avanzar en materia de consolidación fiscal, indicó.

El Ejecutivo ha propuesto aumentar de 60 a 65 años la edad de jubilación y duplicar de 750 a 1.500 las semanas de cotizaciones al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), lo cual ha sido rechazado por sindicatos locales.

El titular del banco emisor del Estado explicó que esa es una "propuesta general" y que el próximo año "desarrollarán un amplio consenso de diálogo" con distintos sectores para acordar una reforma al sistema de seguridad social.

Según el Ministerio del Trabajo, en este país existen 600.000 empleados que cotizan al INSS y, de acuerdo con medios oficiales, 134.296 jubilados reciben sus pensiones de vejez.

El FMI ha pedido al Gobierno de Nicaragua disminuir la informalidad de su mercado laboral, que alcanza el 70 %, segmento que obtiene bajos salarios, no tiene acceso a la seguridad social y permanece bajo el umbral de la pobreza, según cifras oficiales.

La misión del FMI es encabezada por el economista brasileño Marcello Estevao, que no ofreció declaraciones a periodistas.

La delegación del organismo financiero internacional permanecerá por una semana en Managua.

Nicaragua firmó en octubre de 2007 el anterior acuerdo económico y financiero con el FMI y prevé suscribir este año o a inicios del otro un nuevo convenio.

Nicaragua prevé este año un crecimiento del producto interno bruto (PIB) de 4 % y una inflación acumulada de 5,5 a 6,5 %, según las proyecciones del Gobierno.

Este país centroamericano tuvo en 2011 un crecimiento del PIB de 5,1 % y una tasa de inflación de 7,95 %, según cifras oficiales.