Dos años después de la muerte del expresidente argentino Néstor Kirchner (1950-2010), un documental de la realizadora Paula De Luque traslada su vida a la gran pantalla en una cinta que "puede ser polémica", reconoció a Efe su directora.

"Entiendo que la película pueda ser polémica, porque se trata de un personaje muy vigente", dijo De Luque sobre "Néstor Kirchner, la película", el documental que relata la vida del expresidente y marido de la actual mandataria, Cristina Fernández.

Tras la experiencia de "Juan y Eva" (2011), una película de ficción sobre el tres veces presidente argentino Juan Domingo Perón y su segunda mujer, Eva Duarte, "Evita", la directora asegura que en este documental ha tratado de retratar a Kirchner "en perspectiva histórica".

"Yo vengo de hacer 'Juan y Eva' y soy consiente que, si bien es un movimiento político muy vigente, fue una historia que transcurrió hace mucho tiempo. La de 'Néstor, la película' es una historia que transcurrió hace muy poco tiempo y esta transcurriendo todavía", agregó.

En la presentación del filme, la realizadora calificó al expresidente como "polémico y contundente" con "un punto dramático" y una vida "muy polémica y mística", y afirmó que es un documental no dirigido exclusivamente a los admiradores de Kirchner.

Para la película se recopilaron más de 600 horas de material audiovisual, cedido por la familia Kirchner así como por amigos o personas que conocieron al expresidente.

El documental se completa con entrevistas, como la realizada a Máximo Kirchner, que ha roto su silencio para una breve aparición en el documental.

En un fragmento de este testimonio, que fue "pirateado" según los productores del documental y ya trascendió a la red, el hijo mayor de la pareja presidencial relata cómo su padre "se divertía" tirándole los soldaditos de juguete cuando era pequeño.

"Se divertía, y nosotros nos enojábamos. Pero lo volvíamos a armar, creo que por ahí nos estaba enseñando algo", explica Máximo en este fragmento que se puede ver en internet.

Sin embargo, ni Cristina Fernández ni la hija menor de la pareja, Florencia Kirchner, ofrecen su testimonio en el documental, según la directora de la cinta, que sí desveló que tuvo una cierta colaboración de Florencia para elaborarla.

"Tuve reuniones informales con Florencia para saber cosas íntimas con su papá", aseguró De Luque, quien añadió que la hija del exmandatario también participó en la selección del material audiovisual por "el plus" que le daba haber estudiado cine en la New York Film Academy.

"Es una película no solamente para kirchneristas", añadió De Luque, quien no duda en admitir su admiración por el expresidente.

El documental se ha realizado con una inversión de más de 5 millones de pesos (poco más de un millón de dólares o 0,78 millones de euros) y se estrenará el próximo día 22 en 120 salas del país, lo que supera cualquier previsión para un documental y lo pone a la cabeza de las producciones argentinas de 2012.

La concepción del proyecto, que según los productores Jorge Devoto y Fernando Navarro comenzó tres meses después de la muerte del expresidente, les llevó primero a contactar con el realizador uruguayo Adrián Caetano ("Un oso rojo", 2002), pero su propuesta no convenció a los promotores, que terminaron encargando el trabajo a Paula De Luque.

Aunque la película todavía no tiene cerrado su estreno fuera de Argentina, la directora explicó que realizó el filme pensando también en espectadores extranjeros que no conocieran la figura de Néstor Kirchner.

"Pensé y realicé la película poniéndome en la mirada de alguien que no conoció a Néstor, no sólo en un extranjero sino también en las nuevas generaciones. Quien la vea encontrará a un militante, un padre de familia, un tipo que amó a su mujer, que gobernó como él era, muchas cosas", concluyó la realizadora.