El ministro de Exteriores español, José Manuel García-Margallo, dijo hoy que las conversaciones con las autoridades cubanas por el caso de Ángel Carromero son "continuas", pero opinó que "no conviene abrir expectativas irracionales en materia de cronogramas que no se sabe si se podrán cumplir o no".

Con estas palabras, García-Margallo prefirió no avanzar una fecha para el posible regreso a España del dirigente de Nuevas Generaciones del Partido Popular de Madrid encarcelado en la isla tras ser condenado por un delito de homicidio en el accidente de tráfico que costó la vida a los opositores cubanos Oswaldo Payá y Harold Cepero.

El objetivo del Gobierno sigue siendo que Carromero regrese a España cuanto antes, pero el ministro subrayó, en el Senado español, que se trata de un asunto "extraordinariamente delicado" y evitó dar detalles de los contactos que se están manteniendo.

En una comparecencia para presentar la Cumbre Iberoamericana que se celebra el viernes y el sábado, explicó que su relación personal con las autoridades cubanas y en concreto con el canciller, Bruno Rodríguez, con quien se verá en Cádiz, son "francamente buenas".

Recordó, en este contexto que, cuando llevaba sólo veintidós días al frente del Ministerio, Cuba puso en libertad al periodista español Sebastián Martínez Ferraté, que no había podido ser indultado cuando el Papa visitó La Habana por el delito por el que había sido condenado, corrupción de menores y proxenetismo.

El ministro también dijo que el principal partido de la oposición, el PSOE, está siendo informado puntualmente de todas las actuaciones del Gobierno sobre el caso Carromero.

Sobre las relaciones de la UE y Cuba, García-Margallo consideró que "no se dan todavía las condiciones para una modificación de la posición común", que supedita las relaciones a que haya avances democráticos y en materia de derechos humanos en la isla, pero se mostró a favor de una interpretación "flexible" de la misma.

Según explicó, esa postura no tiene nada que ver con Carromero y su detención, que en un laspus llamó "secuestro".

García-Margallo recordó que el próximo día 19 la alta representante de la UE para la Política Exterior, Catherine Ashton, presentará un informe sobre la situación de Cuba.

En la Cumbre Iberoamericana de Cádiz, añadió, está previsto también que se apruebe una declaración en la que se reitera la condena al embargo que sufre la isla con leyes como la Helms-Burton, "una postura tradicional de la UE y de España".