Israel bombardeó esta madrugada dos blancos en Gaza mientras que milicianos palestinos en la franja continuaron con el lanzamiento de cohetes, informó hoy el Ejército israelí.

"Anoche se llevaron a cabo dos operaciones en respuesta a los ataques con cohetes de los terroristas en la franja de Gaza", señaló a Efe una portavoz militar.

La aviación israelí bombardeó lo que identificó como "un túnel terrorista y un almacén de armas" en el norte de la franja de Gaza y confirmó que "las dos posiciones fueron alcanzadas".

Por su parte, las milicias lanzaron un cohete desde la medianoche pasada, dijo la portavoz.

Sobre las siete de la mañana (hora local, 05.00 GMT) un cohete procedente de la franja impactó en el patio de una casa en la ciudad de Netivot y causó pánico a los residentes y daños a la vivienda a causa de la metralla, informó el diario Yediot Aharonot en su versión digital.

Según este medio, mediadores egipcios alcanzaron ayer un acuerdo de tregua entre Israel y las milicias para poner fin a la escalada de violencia de los últimos dos días, en la que han muerto seis palestinos, cuatro de ellos adolescentes civiles, y han resultado heridas alrededor de cuarenta personas.

Varias localidades israelíes cercanas al enclave palestino decidieron reabrir hoy sus colegios, que ayer (día lectivo en Israel) permanecieron cerrados debido a la tensión.

Las milicias han lanzado 114 cohetes contra Israel (77 de ellos ayer) que han herido a cuatro personas desde que se iniciaron el sábado los enfrentamientos, con un ataque palestino contra un vehículo militar israelí en el que fueron heridos cuatro soldados, uno de ellos de extrema gravedad.

El Ejército, por su parte, ha bombardeado más de una decena de posiciones en Gaza, lo que ha causado la muerte a dos milicianos, cuatro civiles adolescentes y heridas a más de una treintena de personas, diez de ellas de gravedad.

El ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, advirtió ayer que el movimiento islamista Hamás pagará un precio "alto y doloroso" por la lluvia de cohetes.

Barak afirmó que, bajo sus instrucciones, el Ejército ha estado evaluando las opciones para dar "respuestas más duras contra Hamás y las otras organizaciones terroristas en Gaza" y anunció que Israel "atacará con creciente intensidad".

"Israel no va a aceptar de ninguna manera que Hamás cambie las reglas a lo largo de la frontera con la franja de Gaza (...) Si nos vemos obligados a volver a Gaza para darle un fuerte golpe a Hamás y restaurar la seguridad para todos los ciudadanos israelíes, no dudaremos en hacerlo", añadió.