La primera subasta de obras de la Fundación Andy Warhol recaudó hoy 17 millones de dólares, en el capítulo inicial de la venta de su gran colección de obras del padre del Pop Art, pero no emocionó a los coleccionistas y algunos de los trabajos más valorados se quedaron sin comprador.

Esta subasta puso este lunes a la venta 356 obras de Warhol (1928-1987), como primer paso de un proceso por el que la Fundación se deshará de su colección de unas 20.000 obras (pinturas, fotografías, grabados, dibujos y otro material gráfico) con el que se espera recaudar hasta cien millones de dólares.

El proceso de venta, que se extenderá durante varios años, donará el dinero obtenido a becas para la promoción del arte.

Una pintura de una mariposa de la serie "Endangered species", adjudicada por 1,05 millones de dólares (1,258 millones tras tasas y comisiones), fue la obra más cotizada, mientras que otro trabajo de la misma serie quedó en segundo lugar tras venderse por 700.000 dólares.

Pero algunas de las obras por las que había mayores expectativas (entre 0,8 y 1 millón de dólares de precio mínimo esperado por Christie's) no encontraron comprador, lo que vuelve a poner de relieve el momento tibio que vive el mercado del arte en Nueva York.

Entre los trabajos que se quedaron sin comprador destacaron las obras "Three Targets" y un retrato en negativo de Linda Cossley, por los que se esperaba obtener entre 1 y 1,5 millones de dólares cada uno.

Igual destino corrió "Piss Painting", obra por la que Christie's había calculado un precio de entre 800.000 dólares y 1,2 millones.

También se quedaron sin nuevo dueño fotografías realizadas por Warhol a famosas como Paloma Picasso, las actrices Marisa Berenson, Tatum O'Neal y Paulette Goddard, y otra del artista gráfico Keith Haring con Juan Dubose, una de sus parejas.

En total, varias decenas de obras se quedaron sin vender en esta subasta.

En el lado opuesto, se podría decir que Jacqueline Kennedy y su icónica figura fueron las triunfadoras, ya que dos obras con su imagen fueron las que más superaron el precio esperado por la casa de subastas.

Una serigrafía con el rostro de la exprimera dama de EE.UU. y la bandera del país se vendió por 520.000 dólares, frente a un precio estimado de 200.000-300.000, mientras que una fotografía con impresiones idénticas de su rostro tuvo un precio de martillo de 260.000 dólares, después de que Christie's estimó su valor en 150.000-250.000.

El resultado total de la subasta, tras los últimos ajustes, fue de 17,02 millones de dólares.

La subasta de hoy confirmó la fase de transición por la que discurre el mercado de arte en Nueva York, después de que dos importantes subastas de arte contemporáneo de la pasada semana quedaron lejos de las expectativas iniciales.

El pasado día 8, el cuadro de Pablo Picasso "Nature morte aux tulipes" fue vendido por Sotheby's en 37 millones de dólares, después de que la casa lo había situado en un rango de 35-50 millones.

Un día antes, Christie's lo hizo un poco mejor, al vender una pintura de la serie "Los nenúfares", del impresionista francés Claude Monet, por 39 millones de dólares, frente a un precio estimado en el arco 30-50 millones.

La tónica de estas subastas de otoño contrasta con la expansión que vivió el mercado del arte en la temporada de la pasada primavera, en la que, por ejemplo, se vendió "El grito" de Edvard Munch por el precio más alto pagado jamás por una obra de arte: casi 120 millones de dólares.