Las Fuerzas Armadas y el Cuerpo de Guardianes de la Revolución de Irán iniciaron hoy, lunes, unas amplias maniobras de defensa aérea, denominadas "Defensores de los Cielos del Liderazgo Islámico 4", que durarán cuatro días, en la mitad este del país, informaron los medios locales.

Las maniobras, que se dirigen desde la ciudad de Biryand, en la provincia oriental de Jorasán Meridional, cubrirán una superficie de 850.000 kilómetros cuadrados, casi la mitad del 1.650.000 de extensión del país.

Durante los ejercicios, se probarán radares tácticos de largo alcance, sistemas estacionarios de vigilancia electrónica, sistemas de alerta inteligentes, aeronaves defensivas, aviones de combate, aviones de transporte, otros equipos de guerra electrónica, vehículos aéreos no tripulados, misiles y artillería.

Los aviones que participan en las maniobras son cazas y cazabombarderos F-4, F-5, F-7 y F-14, de fabricación estadounidense y adquiridos por Irán antes de 1979, además de cazabombarderos Mirage franceses y aparatos Sujói de fabricación rusa, según informó hoy la agencia oficial IRNA.

Estos aviones utilizarán diversas bases en el este y el sur de Irán para estas maniobras.

Entre los sistemas de misiles que se utilizarán estarán algunos de interceptación de aeronaves a altitud baja, media y alta, además de artillería controlada por radar y sin radar.

En estas maniobras, todos los sistemas de radar, misiles, artillería y seguimiento electrónico que se utilizan han sido diseñados, desarrollados, producidos o mejorados por las universidades y la industria nacionales, según IRNA.

Además de las fuerzas aéreas y de defensa aérea implicadas en los ejercicios, también les darán apoyo unidades de tierra, de la Armada y de los Voluntarios Islámicos (Basij).

El jefe de la base Jatam al Anbiya, la central de la Defensa Aérea de Irán, general Farzad Esmaili, dijo también ayer que el mensaje de estas maniobras es: "Irán dará una firme respuesta a cualquier país invasor".