Un artefacto explosivo que pudo haberse caído de un coche fue descubierto hoy cerca de un colegio de primaria en Belfast (Irlanda del Norte), según informaron fuentes de la policía.

la bomba fue descubierta poco antes del mediodía, tras lo cual la policía procedió a evacuar varias viviendas, así como a advertir a cuatro escuelas para que no dejaran salir a los niños.

Posteriormente, un equipo de expertos militares llevó a cabo dos explosiones controladas del dispositivo, que podía haber formado parte de una bomba trampa colocada en la parte inferior de un coche.

Un portavoz policial informó de que se están investigando las circunstancias del descubrimiento del artefacto "diseñado para matar y mutilar".

El descubrimiento coincide con la reivindicación hoy por parte de un nuevo grupo disidente del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA) de la autoría del asesinato el pasado 1 de noviembre del funcionario de prisiones David Black en Irlanda del Norte.

En un comunicado remitido al diario norirlandés "Irish News", de ideología nacionalista, los terroristas autores del ataque se identifican como "IRA" formado por miembros de grupos disidentes republicanos contrarios al proceso de paz en la provincia.