Los economistas del mercado financiero brasileño aumentaron al 5,46 por ciento su proyección de inflación este año y mantuvieron en el 1,54 por ciento la del crecimiento económico del país, según un sondeo divulgado hoy por el Banco Central.

Tras haber reducido su proyección de inflación del 5,55 al 5,44 por ciento hace una semana, los analistas de los bancos y entidades financieras consultados por el Banco Central para el boletín semanal Focus volvieron a subir su previsión al 5,46 por ciento.

Los cerca de cien analistas y economistas consultados el pasado viernes por la autoridad monetaria mantuvieron su proyección de inflación en 2013 en el 5,40 por ciento.

Según las proyecciones, la inflación de este año y del próximo será inferior a la del 2011, que fue del 6,5 por ciento.

En ambos casos la inflación estaría dentro de la meta del Gobierno para este año y el próximo, del 4,5 por ciento, aunque con un margen de tolerancia de dos puntos porcentuales, lo que permite que la tasa llegue hasta el 6,5 por ciento.

El Banco Central prevé que la inflación de este año será del 5,2 por ciento y que bajará al 4,9 por ciento en 2013.

En cuanto a la previsión para el producto interior bruto (PIB) para este año, los analistas la mantuvieron en el 1,54 por ciento por cuarta semana consecutiva, y la de 2013 en el 4,0 por ciento.

En ambas proyecciones tiene importante peso el sector industrial, cuya producción, según los economistas consultados, se retraerá un 2,32 por ciento este año y se expandirá un 4,10 por ciento en 2013.

La proyección del mercado para el PIB en 2012 es próxima a la del Banco Central (1,6 por ciento) pero muy inferior a la del Ministerio de Hacienda (2,0 por ciento).

La nueva proyección confirma la tendencia a la desaceleración de Brasil que, tras crecer un 7,5 por ciento en 2010, sólo se expandió un 2,7 por ciento el año pasado.