Si el español cotizase ahora en Bolsa sería "un valor del IBEX magnífico" por su carácter "multinacional", si bien obtendría más beneficios "fuera de España que dentro", aseguró hoy a Efe el catedrático José Luis García Delgado, responsable de la investigación Valor Económico del Español.

Sobre este aspecto pronunció hoy la conferencia inaugural del Encuentro Internacional de Hispanistas, promovido por la Biblioteca Nacional de España en su tricentenario, que reúne hasta mañana en Madrid a más de cien estudiosos de la cultura española de todo el mundo.

Delgado afirmó que el español "es ya una lengua americana" por el número de hablantes, "nueve de cada diez" de Canadá a América del Sur, incluyendo a Brasil, que "ha apostado" por un idioma que es también "la segunda lengua extranjera en Europa".

Por este "valor multinacional" que comparte con las empresas del IBEX 35, de cotizar en Bolsa sería "un buen valor" del selectivo español y "al alza, que cotizaría muy bien porque cada vez se aprecia más".

Aunque en su poderío puede incidir "la pérdida de peso y de influencia internacional de España", este catedrático de Economía Aplicada de la Complutense explicó que "se compensa" con la emergencia de países hispanohablantes en América, así como con la labor de promoción del Instituto Cervantes.

España, dijo citando al historiador Juan Pablo Fusi, tiene "una grandísima responsabilidad en el mundo, que es el cuidado y la promoción del español como lengua de comunicación internacional que se ha hecho un enorme capital cultural y que es hoy cada vez más lengua de negocios".

Por ello apeló al "buen sentido" para que la promoción de las "lenguas minoritarias" cooficiales del país no vaya en detrimento de "la lengua mayoritaria que es la que nos hace internacionales y la que abre la llave de espacios y mercados mucho más amplios".

Ejemplo de ello, explicó, es que el español se utiliza "cada vez más en los negocios", gracias a la internacionalización de las empresas iberoamericanas, también en países en los que no se habla, lo que supone "un incentivo más para estudiarlo".

Por su parte, el catedrático Carlos Alvar, coordinador académico de un congreso donde América es el que más hispanistas aporta, apuntó a Efe que el interés por la cultura española se refleja también en "los hispanismos emergentes" que están surgiendo en países como Túnez, Marruecos, Egipto, Israel, Corea o China y que "tendrán mucho que decir en el futuro".

Uno de los aspectos que se abordan en este encuentro es el futuro del hispanismo como disciplina integrada en las humanidades, uno de los ámbitos culturales afectados por la crisis, apuntó Alvar.

"Se trata de saber qué espera la sociedad de las humanidades en general, hasta qué punto la sociedad quiere a aceptar a estudiosos de temas que en principio no son productivos, aunque sabemos que el conocimiento de estas disciplinas ayuda a formar el pensamiento, a educar a la gente, a tener una actitud completamente distinta con el presente a través del conocimiento del pasado", apuntó.

Por ello, el también director de la Gran Enciclopedia Cervantina defendió ante los recortes que las humanidades que éstas "son fundamentales, tanto como los parques para una ciudad bien organizada".

Sin ese interés por el conocimiento no hubiese sido posible la Biblioteca Nacional de España, inaugurada en 1712 por orden de Felipe V con 20.000 volúmenes que hoy han crecido hasta los 30 millones de documentos, lo que la convierte en la cuarta más importante del mundo, según datos de su directora, Gloria Pérez-Salmerón.

Fuente imprescindible para los estudios hispánicos en todas sus disciplinas, esta institución celebra sus tres siglos de historia en compañía de hispanistas internacionales, para quienes es, según Alvar, "centro fundamental de investigación".

HASH(0x8fe3bd8)

Por Pilar Salas