El Gobierno de EE.UU. expresó hoy su apoyo a la nueva alianza opositora siria, dominada por el Consejo Nacional Sirio (CNS) y de la que no forman parte varios grupos importantes, y afirmó que trabajará con ella para seguir proporcionando ayuda humanitaria a la población.

El portavoz adjunto del Departamento de Estado, Mark Toner, felicitó en un comunicado al pueblo sirio por la formación de la llamada Coalición Nacional para las Fuerzas de la Revolución y la Oposición Siria (CNFROS), acordada durante una cumbre celebrada en Doha (Catar).

En el comunicado EE.UU. da su apoyo a la nueva coalición para que "trace un camino hacia el final del sangriento Gobierno de (Bachar Al) Asad y el comienzo del futuro pacífico, democrático y justo que todo el pueblo de Siria merece".

"Vamos a trabajar con la Coalición Nacional para asegurar que nuestra ayuda humanitaria y asistencia no letal sirve a las necesidades del pueblo sirio", indicó Toner.

Además, el portavoz felicitó al Gobierno de Catar por su "firme liderazgo" y apoyo a la cumbre de Doha de la que surgió la nueva alianza opositora.

Esta nueva coalición seguirá dominada por el CNS y aspira a acabar con la división de la oposición, pese a que no ha conseguido aglutinarla.

Uno de los grupos relevantes que ni siquiera participó en las conversaciones de Doha es el Consejo de Coordinación Nacional (CCN), que cuenta con una fuerte implantación dentro del territorio sirio y es más proclive a la negociación con el régimen.

Según el borrador del comunicado final, al que tuvo acceso Efe, la CNFROS se compromete a "no negociar ni conversar con el régimen" de Asad hasta su caída.

Asimismo, contempla la formación de un Gobierno de transición después de obtener el reconocimiento internacional.