El pívot titular de los Kings de Sacramento, DeMarcus Cousins, fue suspendido con dos partidos por la NBA después de haberse enfrentado de forma hostil con el narrador y comentarista de televisión de los Spurs de San Antonio, el exjugador Sean Elliott, al concluir el partido que ambos equipos disputaron.

La acción de Cousins le costará no dejar de jugar, el primer partido que se perdió fue el que esta noche disputaron los Kings ante Los Ángeles Lakers, en el Staples Center, sino que también no cobrará 70.500 dólares de salario, que le corresponden proporcionalmente a los 3,9 millones de dólares que tiene de nómina.

Cousins, de 22 años, en lo que va de temporada tiene promedios de 17, 3 puntos y 9,8 rebotes, pero de nuevo sigue sin tener control de su carácter y comportamiento algo que el propio entrenador de los Kings, Keith Smart, reconoció.

Smarts dijo que había hablado con Cousins tras el incidente y le recordó que ahora más que nunca tendrá que ser una persona que se comporte correctamente en cada momento, porque de lo contrario tendrá mayores problemas porque está marcado.

"Estamos convencidos que puede llegar a ser una gran persona y por eso le hemos colocado al lado a quienes le van a ayudar a que camine en esa dirección", señaló Smarts, que vio como su equipo perdió sin ninguna opción de triunfo ante los Lakers (103-90). "Debemos olvidar y mirar al futuro".

Los Kings tampoco tuvieron al alero reserva Thomas Robinson, que fue suspendido también por dos partidos después que golpeó de forma intencional con el codo en el cuello al ala-pívot Jonas Jerebko, de los Pistons de Detroit, que le costó al jugador 82.000 dólares de salario.