Un tanque de guerra de Israel efectuó el lunes "impactos directos" contra un vehículo militar de Siria luego de que un proyectil cayera en territorio bajo control israelí, la primera confrontación directa entre ambos países desde que estalló el levantamiento en Siria hace casi dos años, informaron las fuerzas militares israelíes.

El incidente marcó el segundo día consecutivo en que Israel responde al fuego sirio y ha agudizado los temores de que Israel pueda verse involucrado en la guerra civil del vecino país. Los combates ya se han extendido a Líbano, Jordania y Turquía.

"Estamos monitoreando de cerca lo que sucede y responderemos apropiadamente. No permitiremos que nuestras fronteras sean violadas o que nuestros ciudadanos sean atacados", dijo el primer ministro Benjamin Netanyahu el lunes en un discurso ante embajadores extranjeros.

Aunque las autoridades creen que el presidente Bashar Assad no tiene intenciones de iniciar una batalla con Israel, temen que el asediado líder sirio intente arrastrar a Israel al conflicto en una muestra de desesperación. Las autoridades israelíes creen que sólo es cuestión de tiempo para que los rebeldes sirios derroquen al gobernante.

El conflicto ya se ha extendido a otros vecinos de Siria, ya sea por la misma violencia o por el flujo de refugiados que huyen del derramamiento de sangre. Más de 36.000 personas han muerto por la violencia, según cálculos de activistas.

El lunes un avión sirio bombardeó un área bajo control de los rebeldes cerca de la frontera con Turquía y mató entre 15 y 20 personas, de acuerdo con un oficial turco. En otro incidente, ocho sirios heridos murieron en Turquía, indicó el funcionario hablando bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a hablar con los reporteros.

El potencial involucramiento de Israel en Siria podría ser mucho más explosivo. Los acérrimos enemigos poseen fuerzas aéreas, tanques e importantes arsenales de misiles y otras armas.

Aunque el ejército israelí es más moderno y poderoso, Siria tiene una colección de armas químicas con gran potencial de destrucción. La lucha entre los dos países también podría arrastrar a la guerrilla libanesa Jezbolá o a grupos extremistas islámicos en la Franja de Gaza, al sur de Israel.

El politólogo israelí Dore Gold, un asesor informal de Netanyahu, opinó que ni Israel ni Siria están interesados en escalar los combates y describió la reacción de Israel como "una respuesta cuidadosamente calibrada".

Oficiales militares de Israel dijeron que presumen que los morteros son producto de los intensos combates cerca de la frontera entre fuerzas de Assad y los rebeldes que tratan de derrocarlo, y que no se trata de un intento abierto de atacar al Estado israelí. Pero funcionarios de Israel han empezado a poner en duda esa idea y ahora estudian si cualquiera de esos ataques desde el otro lado de la frontera ha sido intencional.

___

Federman reportó desde Jerusalén. Los periodistas de The Associated Press Lauren E. Bohn en Jerusalén; Aron Heller en Israel; Suzan Fraser y Mehmet Guzel, en Turquía, contribuyeron a este despacho.