Las fuerzas del régimen sirio bombardearon hoy por segundo día consecutivo la zona de Ras al Ain, en la provincia septentrional de Hasaka, cerca de la frontera con Turquía, y mataron a por lo menos 16 personas, según fuentes opositoras.

El portavoz de la Red Sham en Hasaka, Samer al Abdalá, dijo a Efe vía internet que el ejército sirio utilizó hoy cazabombarderos MiG, de fabricación rusa, en sus ataques, mientras que ayer empleó helicópteros en los ataques.

Al Abdalá no descartó que la cifra de muertos aumente, ya que todavía continúa el proceso de rescate de las víctimas bajo de los escombros de los edificios destruidos en los bombardeos.

Estos ataque causaron, además, decenas de heridos, añadió la fuente.

Según Al Abdalá, miles de ciudadanos que viven en Ras al Ain, a unos 100 metros de la frontera con Turquía, se desplazan a diario a este país vecino.

Mientras, en Damasco y su periferia, el ejército intentó hoy irrumpir en el barrio de Al Tadamun y el campo de refugiados palestinos de Yarmuk, bombardeó estas dos zonas y libró enfrentamientos con el rebelde Ejército Libre Sirio, dijo a Efe por internet el coordinador general de la Red Sham, Yafar al Jeir.

Este activista aseguró que al menos cinco personas fallecieron en los bombardeos, una información que fue confirmada por el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La violencia se intensifica en el país después de que ayer una parte de los grupos opositores sirios alcanzaron un acuerdo en Doha para formar una nueva alianza, llamada Coalición Nacional Siria, que aspira a acabar con la división entre la oposición para poder hacer frente al régimen sirio e intentar lograr su caída.