La cifra de damnificados por el terremoto de magnitud 7,2 en la escala de Richter del pasado 7 de noviembre en Guatemala, que dejó 42 muertos, aumentó a más de 20.300 y las casas dañadas a más de 9.400, informaron hoy fuentes oficiales.

Según la última actualización de datos de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), el total de damnificados por el fuerte sismo hasta ahora es de 20.362 personas.

El número de casas dañadas también aumentó a 9.441, de las que 2.637 quedaron inhabitables y serán demolidas, en tanto que otras 3.374 sufrieron daños moderados, 3.879 leves y 524 están en riesgo.

Un total de 18.755 personas han sido evacuados y de ellas 7.218 reciben atención en 61 albergues en los departamentos de San Marcos, Quiché y Quetzaltenango.

La cifra de afectados por el terremoto, de acuerdo con las autoridades de Protección Civil, es de 1.290.898 personas.

El terremoto causó daños en 639 comunidades de 104 municipios de los departamentos de San Marcos, Quiché, Quetzaltenango, Totonicapán, Retalhuleu, Sololá, Huehuetenango y Suchitepéquez, que están bajo un "estado de calamidad" desde el jueves y viernes último por decisión del presidente Otto Pérez Molina.

Según el Instituto de Sismología, desde el pasado 7 de noviembre se han registrado 160 réplicas, la más fuerte de ellas, de magnitud 6,1 Richter, este domingo.

El epicentro del terremoto fue en las playas de Champerico, en el departamento sureño de Retalhuleu, en donde también se han originados las réplicas.

A raíz de los destrozos causados por el fuerte sismo y con el fin de coordinar los planes de reconstrucción, el presidente Pérez Molina canceló su participación en la Cumbre Iberoamericana que se celebrará en Cádiz (España) a fines de esta semana.

También canceló su viaje a México, para participar en una cumbre de negocios en Querétaro que inició el domingo, y en una reunión con su colega Felipe Calderón y otros mandatarios centroamericanos.

Pérez Molina, sin embargo, tiene previsto viajar mañana a el Vaticano para reunirse con el papa Benedicto XVI y pedirle al sumo pontífice que visite Guatemala el próximo año, según el secretario de Comunicación Social de la Presidencia, Francisco Cuevas.