La clase individual que posee la plantilla de los Galaxy de Los Ángeles le permitió golear por 3-0 a los Sounders FC de Seattle en el partido de ida de la final de la Converencia Oeste de la Liga Profesional de Fútbol de Estados Unidos (MLS).

Como se esperaba las figuras extranjeras que posee el Galaxy, encabezadas por el inglés David Beckham como cerebro en la dirección del juego y al irlandés Robbie Keane, que consiguió dos goles, los actuales campeones de liga fueron siempre muy superiores a los Sounders FC, que sólo pudieron aguantar hasta que les hicieron el primer gol antes de irse al descanso.

El gol llegaría por obra de Keane, que lo consiguió al minuto 46, en el descuento, tras una buena combinación del defensa derecho Sean Franklin y Landon Donovan que le puso un balón perfecto en el área pequeña para que Keane rematase a placer el 1-0.

La ventaja le dio al Galaxy la confianza que necesitaba para convencerse que era muy superior a los Sounders FC, que en la segunda parte desaparecieron y a los 64 minutos en pleno dominio de los actuales campeones de liga otra combinación perfecta de contraataque entre Keane y Franklin, este le puso un pase perfecto a Mike Magee para que sobre la marcha marcase el 2-0.

Los Sounders FC no tenían capacidad de reacción y los Galaxy cada vez jugaban mejor con el control del balón en el centro del campo, donde Beckham era el "rey" y por eso tres minutos después llegó el tercer gol en otra acción de contraataque que Keane aprovechó para tocar el balón y poner el definitivo 3-0 a los 67 minutos.

El Galaxy tuvo otro par de oportunidades claras de conseguir más goles, pero la ventaja de 3-0 con la que llegan al partido de vuelta que se va a disputar el próximo domingo, 18 de noviembre, en el CenturyLink Field, de Seattle, es más que cómoda para que puedan estar de nuevo en la disputa de la Copa MLS por el título de liga que defienden.

El ganador de la eliminatoria se enfrentará al campeón de la Conferencia Este que saldrá del duelo entre el Dynamo de Houston y el D.C.United.

El Dynamo ganó en su campo del BBVA Compass Stadium por 3-1 después de remontar un marcador adverso de 0-1 y el partido de vuelta se jugará también el próximo domingo, en el RFK Stadium, de Washington.

Si clasifican el Galaxy y el Dynamo se repetiría la final del año pasado cuando el equipo angelino ganó la Copa MLS al vencer por 1-0 al club tejano.