El dimitido director de la CIA, David Petraeus, que mancilló su carrera tras admitir un amorío, comenzó esa relación ilícita con su biógrafa, Paula Broadwell, después que dejó el Ejército en agosto de 2011, informó hoy la cadena televisiva ABC.

Petraeus, un general de cuatro estrellas y considerado "héroe" al liderar las tropas de EE.UU. en Irak y Afganistán, anunció su renuncia el viernes pasado, causando conmoción en círculos políticos en Washington y temores de que esa relación pudo haber comprometido la seguridad nacional del país.

Según la cadena ABC, Petraeus le dijo a sus amigos que su "affaire" con Broadwell comenzó después de que éste se retirara del Ejército en agosto de 2011.

Como biógrafa de Petraeus, Broadwell tuvo un inusual acceso al general durante el año que pasaron juntos en Afganistán, como parte del libro que ella preparaba sobre el rostro más visible de EE.UU. en el conflicto armado.

Algunas personas allegadas al general "habían sospechado que los sentimientos de Broadwell hacia él habían cruzado la línea profesional", dijo la cadena, al asegurar que aparentemente fue Petraeus quien puso fin a la relación.

Esas personas, continuó ABC, consideraron que Broadwell "causaba vergüenza y se mostraba demasiado melosa" al hablar de Petraeus.

El amorío fue destapado por el FBI cuando investigaba quejas de "acoso" por parte de Broadwell hacia una segunda mujer en Florida, que no ha sido identificada.

El FBI rastreó el correo electrónico en cuestión a la cuenta de Broadwell.

Sin embargo, según ABC, los investigadores no descubrieron información que comprometiera datos secretos o actividad criminal, según fuentes allegadas a la investigación, que aseguraron que lo único que se encontró fue "un drama humano".

En paralelo al cuentagotas de datos sobre Broawell, los congresistas exigen saber por qué el FBI tardó hasta la semana pasada en avisarles de la investigación.

La renuncia de Petraeus se produjo poco antes de que éste rindiera testimonio ante comités de inteligencia de ambas cámaras del Congreso sobre el atentado terrorista contra el consulado de EE.UU. en la ciudad libia de Bengasi.

El director interino de la CIA, Mike Morell, será quien acuda a las audiencias, pero varios líderes republicanos no descartan emitir una citación judicial para obligar a Petraeus a dar su testimonio.