Perú iniciará el despegue de su industria aeronáutica con la cooperación de Corea del Sur, que transferirá tecnología para la construcción de aviones de instrucción, afirmó hoy el viceministro de Recursos para la Defensa, Jakke Valakivi.

El funcionario declaró a la agencia oficial Andina que el acuerdo fue parte del "valor agregado" al contrato suscrito esta semana entre los dos Gobiernos para la fabricación conjunta de aviones de entrenamiento militar KT-1P, que reemplazarán a los brasileros Tucano como aeronaves de instrucción de la Fuerza Aérea Peruana (FAP).

Perú y Corea del Sur firmaron el martes pasado un convenio por 208 millones de dólares para la fabricación conjunta en Lima y Pisco de 16 aviones de entrenamiento militar del modelo KT-1P, de un total de 20 que adquirirá el país.

"La importancia de este contrato está referida a varios aspectos, primero es la adquisición de estas aeronaves, y lo más importante, de los 20 aviones, 16 se van a fabricar en las instalaciones del Servicio de Mantenimiento (SEMAN) de la FAP, y eso significa transferencia de tecnología", acotó.

El viceministro consideró que este contrato permitirá concretar el nacimiento de la industria de la aviación en el país.

"Tener la capacidad de producir aviones en Perú es un hecho muy importante, por lo menos en este contrato, en donde no solamente los componentes vienen del extranjero, sino algunas partes se van a fabricar en las propias instalaciones del SEMAN", dijo.

Valakivi añadió que el contrato también abre la posibilidad de fabricar en el futuro aviones de mayor envergadura para abastecer al mercado latinoamericano.

La agencia Andina especificó que el KT-1P es una versión de avión de entrenamiento y combate, dotado de radar y cinco puntos de suspensión para misiles dirigidos y no dirigidos.