La ayuda humanitaria del Gobierno hacia las zonas del oeste y noroeste de Guatemala, devastadas por el terremoto del pasado miércoles, el cual se cobró 42 vidas, ha fluido "con rapidez" para atender las necesidades de la población afectada, informó hoy una fuente oficial.

Sgún informó la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), hasta este domingo se contabilizan 53 toneladas de ayuda enviadas por diferentes vías hacia las poblaciones afectadas por el sismo.

"Los recursos movilizados consisten en botellas y bolsas con agua pura, esponjas, atoles fortificados, raciones individuales, kit's de higiene personal, kit's de limpieza, pañales desechables, frazadas tipo poncho y toallas sanitarias", precisó la Conred.

La vicepresidenta Roxana Baldetti viajó este domingo a la zonas rurales del departamento de San Marcos, el más afectado por el terremoto, para entregar carpas y alimentos a los damnificados.

Baldetti fue designada por el presidente Otto Pérez Molina para coordinar los esfuerzos del Gobierno en el proceso de reconstrucción de las comunidades afectadas y asistir a los damnificados.

Se prevé que a mediados de la próxima semana haya concluido el trabajo de los técnicos del Gobierno y de la cooperación internacional en la medición del impacto del sismo en la economía para cuantificar los daños.

Además de la ayuda del Gobierno, los afectados también han recibo el apoyo de los miles de ciudadanos que han atendido el llamado de medios de comunicación locales y organizaciones civiles para colaborar con alimentos, agua potable, ropa y e insumos.

El terremoto, según el último reporte oficial, se cobró la vida de 42 personas, dejo dos desaparecidos, y destruyó 1.152 viviendas en las zonas del oeste y noreste de este país centroamericano.

Además, provocó daños a otras 3.770 viviendas, y causó daños leves a 753; damnificó a 10.959 personas, afectó a 1,2 millones, y mantiene en riesgo a 6,7 millones.

Entre el jueves y el viernes, el Gobierno decretó "estado de calamidad" en siete departamentos de las zonas afectadas por el sismo, para agilizar los desembolsos que se necesitan para agilizar la ayuda para los damnificados.

El terremoto que el pasado miércoles sacudió Guatemala tuvo una magnitud de 7,2 en la escala abierta de Richter, y una intensidad V en la escala de Mercalli.