El Barcelona consolidó su liderato en la liga española al salir triunfante 4-2 de su visita al Mallorca, y el astro argentino Lionel Messi superó otra cifra goleadora al alcance de muy pocos con otro doblete.

Los dos goles de Messi a los 44 y 70 minutos le significan 76 para el año 2012, contando los conseguidos entre el Barsa y la selección argentina, uno más de los que sumó la leyenda brasileña Pelé con el Santos y su selección en 1975.

Messi aún queda lejos del récord de 85 en un año calendario, propiedad del alemán Gerd Mueller en 1972, pero se reafirmó como máximo cañonero del campeonato con 15 dianas al jugarse la undécima fecha.

Su doblete, combinado con el gol inicial de Xavi Hernández (28) y el posterior de Cristian Tello (45) rubricó la sexta victoria del Barsa en seis partidos como visitante. Michael Pereira (55) y Víctor Casadesús (58) recortaron por el Mallorca, que no logró evitar su sexta derrota al hilo y cayó al 15to lugar de la clasificación.

El Barsa sigue al frente de la tabla de posiciones con 31 puntos, tres más que el Atlético de Madrid y 11 de ventaja sobre el Real Madrid, que cierra la jornada en cancha del Levante.

Cerca de 3.000 aficionados colombianos animaron a su compatriota Radamel Falcao en el estadio Vicente Calderón, donde el visitante Getafe no pudo con el Atlético, vencedor por 2-0 gracias a los goles de Adrián López (24) y Arda Turam (43) para mantener su balance perfecto de local, con seis triunfos.

En Mallorca, Tomer Hemed obligó a una gran intervención de Víctor Valdés con un certero cabezazo, pero el Barsa encarriló el choque en la primera mitad.

Xavi abrió la lata con un tiro libre magistral al rincón derecho de Dudu Aouate, y el arquero colaboró en el primero de Messi, al no atajar el zapatazo centrado del argentino.

Desquiciado y falto de argumentos, el Mallorca recibió el tercer tanto cuando Tello aprovechó un buen desdoblamiento de Jordi Alba para perfilar su diestra y batir por bajo a Aoaute.

El partido parecía sentenciado, pero el Barsa se complicó la vida en apenas tres minutos en la segunda mitad. Primero el argentino Javier Mascherano perdió un balón ante Casadesús, que habilitó a Pereira para que este empalmara a la red. Luego Sergio Busquets cometió penal en una mano innecesaria, convertido por Casadesús para el 3-2.

Pero Messi tenía guardada una bala en la recámara, y la disparó con toda la potencia de su zurda en una excelente dejada del chileno Alexis Sánchez, anotando el gol de la tranquilidad.

El Atlético fue superior al Getafe, muy desdibujado y pasivo en defensa, concediendo el gol de Adrián en un doble remate servido en bandeja por Gabi Fernández. Turam pareció ayudarse de la mano en el 2-0, pero nuevamente la zaga visitante quedó paralizada en su carrera hacia el arquero Miguel Moyá, al que sorteó para marcar a placer.

Previamente, el Valencia alargó a 11 partidos su racha sin ganar de visitante al empatar 1-1 en cancha del Valladolid.

Un gol de Ali Cissokho a los 15 minutos puso en ventaja al equipo del argentino Mauricio Pellegrino, que no pudo sentarse en el banquillo por sanción. Pero tras la expulsión del goleador "che", el local Víctor Pérez (65) convirtió un penal que restableció la igualdad.

Valencia permanece fuera de los puestos europeos, ocupando el noveno lugar con 15 unidades, las mismas que suma el Valladolid.

"No estamos contentos con el resultado. Para mí no fue penal. El partido cambió totalmente tras la expulsión", opinó Pellegrino.

En el primer choque de la tarde, el Athletic de Bilbao ganó de local, 2-1, al Sevilla gracias a goles de Oscar De Marcos (27) y Markel Susaeta (45). Tras la tarjeta roja al local Ander Herrera, Alvaro Negredo (78) marcó de penal el tanto del conjunto andaluz, que solo ha sumado tres puntos de los últimos 18 posibles y quedó con uno de ventaja respecto al equipo del argentino Marcelo Bielsa.