La marcha triunfal acabó para los Falcons de Atlanta, que vieron cómo su rival más directo en la división, los Saints de Nueva Orleans, les vencieron por 31-27 y acabaron con el último equipo que quedaba invicto en la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

El mariscal de campo Drew Brees volvió a ser el líder que envió tres pases de anotación y se convirtió en la clave de la victoria de los Saints que les da nueva vida de cara a tener posibilidades de estar en la fase final.

El gran partido de la décima semana de la NFL se dio en el Mercedes-Benz Superdome, de Nueva Orleans, donde los seguidores de los Saints vivieron su jornada más completa en lo que va de temporada.

Brees dejó a los Saints con marca de 4-5 y a los Falcons les dio su primera derrota en lo que va de campaña y los deja con números de 8-1, para que ya no haya invictos en la presente temporada.

El 'quarterback' estelar concluyó el partido con 21 pases completados de 32 lanzamientos para ganancia de 298 yardas, con tres envíos de anotación y un pase interceptado, dejando en 113,8 su índice pasador.

El mariscal encontró dos veces en el segundo cuarto a su receptor abierto Jimmy Graham con envíos de 29 y 14 yardas, respectivamente, mientras que en el tercero hizo conexión con Marques Colston al que le dio pase de siete yardas también para anotación.

Graham capturó siete pases que lo dejaron con la mejor marca como profesional al llegar a las 146 yardas de ganancia y dos 'touchdowns'.

La victoria de los Saints, cuarta en los últimos cinco partidos, mantienen al equipo de Nueva Orleans con posibilidades de pasar a la fase final después de haber iniciado la campaña sin conocer la victoria en los cuatro primeros encuentros.

Los Falcons, que también vieron caer su marca a 4-1 como equipo visitante fueron dirigidos por su 'quarterback' estelar Matt Ryan, que completó 34 de 52 pases para ganancias de 411 yardas, con tres envíos de anotación, y le interceptaron un lanzamiento.