El presidente de EE.UU., Barack Obama, pidió hoy al Congreso que apruebe la extensión de los recortes fiscales de la clase media y las pequeñas empresas, para ayudar a impulsar la economía.

El presidente Obama, en su mensaje radiofónico semanal - el primero tras ser reelegido en las urnas el pasado martes - exhortó al Congreso a unir fuerzas para ayudar a crear empleos y a fortalecer la economía.

"En un momento en que nuestra economía todavía se está recuperando de la Gran Recesión, nuestra prioridad principal tiene que ser los empleos y el crecimiento", dijo el presidente.

Por eso, dijo que ha invitado a los líderes de ambos partidos a la Casa Blanca la próxima semana para llegar a un consenso en materia económica.

Obama señaló que su plan busca recompensar a las empresas que creen empleos en Estados Unidos, invertir en infraestructura, innovación y energías limpia, al tiempo que reducir el déficit de manera "equilibrada" y "responsable".

Se trata de evitar llegar al denominado "precipicio fiscal", una combinación de recortes automáticos en el presupuesto con el final de las exenciones impositivas del Gobierno de George W. Bush que se producirá a partir del primero de enero si republicanos y demócratas no llegan a un acuerdo al respecto en el Congreso.

El mandatario se mostró dispuesto a recortar gastos pero también de compensar con impuestos a las rentas más altas para poder invertir en educación, en capacitación laboral y en manufactura, "ingredientes de una clase media fuerte y una economía fuerte".

Obama dijo que esta abierto a "nuevas ideas" y dispuesto a "hacer concesiones" para reducir el déficit pero advirtió que rechazará cualquier enfoque que no sea equilibrado.

"No voy a pedirles a los estudiantes, ni a las personas de la tercera edad, ni a las familias de la clase media que se hagan cargo de reducir el déficit mientras que a la gente que gana más de 250.000 dólares no se le pida que pague ni un centavo más de impuestos", agregó.