Pase lo que pase el próximo jueves en Las Vegas, la décimo tercera edición de los Grammy Latino tiene unos seguros ganadores en tres españoles que no se dedican a la música ni aparecen en portadas de revistas pero cuyo trabajo con Enrique Bunbury les ha valido una nominación que ya es un premio.

Alexis Morante, Sergio Abuja y Tamara Arias están detrás de "Licenciado Cantinas, The Movie", una obra de Bunbury que opta al gramófono dorado como el mejor vídeo musical de larga duración, aunque el nombre de la categoría se quede corto para abarcar un proyecto de rock latino con alma de película.

"Este videoclip requería un equipo con química. Es un reto levantar algo así", explicó Abuja a Efe en una entrevista realizada en Los Ángeles.

Abuja y Arias, que son matrimonio, produjeron la cinta que dirigió Morante, quien recibió el encargo de Bunbury de trasladar los argumentos de su disco de versiones ("Licenciado Cantinas") a un mediometraje sobre el amor, el abandono, la muerte y la redención sin más diálogo que las canciones.

Para complicar más la cosa, Morante ambientó el filme en el apocalipsis maya y con unos cuantos miles de dólares, cinco días de rodaje, coreografías, una postproducción de ciencia ficción hecha en Granada (España) y la amenaza de un puma que merodeó el set dieron forma a un producto que nunca imaginaron que les llevaría tan lejos.

"Cuando lo hicimos solo piensas en sacarlo adelante, no en estas cosas", confesó Morante, que se enteró de la candidatura al Grammy mientras estaba pasando unos días de descanso en el Gran Cañón.

"Es un poco surrealista aunque lo vivo con mucha ilusión", manifestó Arias, quien nunca buscó un Grammy Latino, no en vano ella es antes que nada actriz de series como "Homeland" y "Hospital Central", y hace poco se la pudo ver en el telefilme de Disney "Let It Shine". Actualmente produce el documental "Next" sobre el fenómeno de las niñas artistas en Hollywood.

"Hoy en día uno no puede ser solamente una cosa, tienes que levantar proyectos. Tienes que ser una persona polivalente", comentó Abuja, cuya carrera, al igual que la de Morante, transcurre detrás de las cámaras.

Morante iba para abogado hasta que le dio "el primer disgusto a su madre" cuando el dijo que quería estudiar cine, lo que fue el principio de un nuevo rumbo que le hizo pasar primero por Suecia para mejorar su inglés y después le llevó a EE.UU.

"Hay mucho esfuerzo detrás", explicó el realizador español para quien lo importante "es ponerse metas".

En ese camino coincidió con Abuja. Ambos recibieron hace cuatro años unas becas y eso les abrió un mundo de posibilidades del que ahora empiezan a recoger frutos.

Al amparo de esta ayuda, Morante sacó adelante dos cortometrajes, "Voltereta" y "Matador on the Road", que ha sido seleccionado finalista este año para los premios Goya del cine español.

Abuja estrenó "Waterline", galardonado como mejor cortometraje en la muestra Recent Spanish Cinema de Los Ángeles en 2011, un año después que "Voltereta", y ahora planifica su primera película mientras dirige anuncios para campañas publicitarias nacionales en este país y realiza coproducciones entre España y EE.UU.

Morante última el guión de dos largometrajes, tiene previsto estrenar en 2013 un documental sobre Enrique Bunbury y no cierra la puerta a nuevos vídeos musicales. Recientemente dirigió uno del grupo Niños Mutantes.

"Yo qué sé qué es lo que va a pasar el año que viene, lo que está claro es que si sigues persiguiendo esos sueños parece que se pueden cumplir, a lo mejor de pronto se para todo de golpe y me despierto, pero por el momento vamos a disfrutar, vamos a ir a los Grammy y vamos a llevárnoslo", sentenció confiado el español.

Los tres saben que ganar el Grammy Latino será difícil, no en vano compiten con producciones de Shakira, Juanes, el legendario guitarrista cubano Manuel Galbán y un vídeo de Gilberto Gil, Ivete Sangalo y Caetano Veloso.

Aunque saben que su propuesta es diferente, no les falta padrino, Enrique Bunbury.