El regulador bursátil belga ha concluido que el grupo bancario Fortis (ahora Ageas) y algunos de sus exdirectivos difundieron información engañosa sobre la solvencia de la entidad, que fue rescatada en 2008, y les ha impuesto una multa de 1,65 millones de euros.

Fortis y su filial holandesa, el ex director financiero Gilbert Mittler, el ex consejero delegado Jean-Paul Votron y el viceconsejero delegado Herman Verwilst "han socavado gravemente la transparencia y el buen funcionamiento de los mercados financieros", consta en una investigación efectuada por el regulador FSMA, y que ha publicado hoy el diario económico belga "L'Echo".

En concreto, el regulador bursátil belga investigó la estrategia de comunicación desarrollada por Fortis durante el primer semestre de 2008, ligada a la solvencia del grupo.

El regulador bursátil belga constató, ya bien entrado el año 2009, que existían por parte del jefe de Fortis, "serias indicaciones de manipulación del mercado", que es cuando instruyó a su auditor CBFA (ahora FSMA) a verificar esta sospecha e informó a la Fiscalía de Bruselas, que decidió remitir el caso a un juez de instrucción.

Las conclusiones del informe de la FSMA revelan que la instrucción ha evidenciado "ciertos elementos en la comunicación de Fortis, que, después de examinarse, resultan ser constitutivos de una manipulación del mercado", indica el diario belga.

El regulador bursátil acusa al grupo bancario y a algunos de sus antiguos responsables de haber difundido información con indicaciones falsas y engañosas, especialmente sobre la evolución del plan de solvencia de Fortis y en el informe para la venta -impuesta por la Comisión Europea- de casi el 10 % de la rama comercial holandesa en términos de activos y de ingresos.

Esa información era susceptible de influir de manera sensible en el precio de las acciones, consideró el auditor de la FSMA.

A raíz de estas conclusiones, la autoridad bursátil belga ha pedido a la Comisión de Sanciones que imponga multas de 250.000 euros a Fortis y Fortis Holanda y a Verwilst, de 400.000 euros a Mittler y de 500.000 a Votron, de acuerdo con "L'Echo".

La FSMA considera que las violaciones cometidas por Votron son "altamente censurables", pero cree que los errores constatados en el comportamiento de Verwilst en una conferencia de prensa son menos graves pues en ésta sustituyó al primero.

En su defensa, Fortis, invocó en un primer momento la presunción de la inocencia y se basó en el argumento jurídico de que no se puede juzgar dos veces el mismo caso, dado que el supervisor bursátil holandés, el AFM, impuso a Fortis una sanción de 576.000 euros por los mismos hechos investigados, según el diario belga.

La FSMA rechazó la argumentación de Fortis, al asegurar que ha actuado con total independencia y que solo no se puede juzgar dos veces un caso si hay una condena en firme.

Fortis ha recurrido la decisión del regulador holandés.

Mientras, la FSMA ha remitido en abril los resultados de su investigación a la Fiscalía de Bruselas.

Los exdirectivos de Fortis podrán ahora comparecer en audiencia ante la Comisión de Sanciones de la FSMA que decidirá después cómo proceder y en caso de estimarlo oportuno los exbanqueros pueden recurrir.