El tribunal de Estambul que juzga a cuatro altos cargos militares de Israel por su supuesta responsabilidad en el asalto a la Flotilla de Gaza en 2010 ha aplazado la siguiente sesión del juicio al 21 de febrero.

Así lo ha informado hoy en un comunicado IHH, la organización islamista de ayuda humanitaria que fletó el barco Mavi Marmara y coordina a los abogados de la acusación.

El juicio se abrió el martes pasado y hasta el viernes los jueces recogieron testimonios de activistas y familiares de las nueve personas muertas a bordo del citado buque durante el abordaje del comando israelí.

Según la IHH, los jueces continuarán la recogida de testimonios en febrero, ya que durante los primeros tres días dieron prioridad a los activistas extranjeros, y numerosos ciudadanos turcos deben testificar aún.

En la causa se han personado 490 pasajeros de la flotilla o familiares de las víctimas.

Además, el tribunal pedirá datos médicos acerca de Ugur Süleyman Söylemez, el pasajero que fue herido durante el asalto y permanece desde entonces en coma en un hospital de Ankara, al tiempo que verificará la información enviada a los acusados, que se juzgan en ausencia, dado que Israel ha rechazado colaborar con la instrucción.

La acusación considera al exjefe del Estado Mayor israelí, Gabi Ashkenazi, al vicecomandante de las Fuerzas Navales, Eliezer Marom, al jefe de los servicios secretos militares, Amos Yadlin y al dirigente de éstas en la Fuerza Aérea, Avishai Levi, responsables de homicidio intencionado, daños corporales, saqueo, secuestro de barcos, tortura y maltrato.

Si son condenados, la Justicia turca emitirá una orden de búsqueda y captura a través de Interpol.