Al menos 27 personas han muerto y decenas han resultado heridas tras un motín que se registró ayer en la prisión de Welikada, situada en Colombo, informó hoy una fuente oficial ceilandesa citada por varios medios locales.

La situación en la cárcel de Welikada, la principal del país insular, está en estos momentos bajo control de las fuerzas de seguridad, después de que las autoridades tuvieran que llamar al Ejército.

La crisis comenzó a raíz de una redada realizada por comandos de elite de la policía dentro de la prisión en busca de droga y teléfonos móviles.

Algunos reclusos, que se apoderaron de armas, se rebelaron entonces contra los agentes e iniciaron un tiroteo.

Según los medios ceilandeses, varios prisioneros subieron incluso al tejado y dispararon, desde allí, sus rifles al aire.

Las autoridades, por su parte, cortaron el tráfico en las inmediaciones de la cárcel y llamaron a intervenir al Ejército, que tras horas de choques consiguió tomar el control de la situación.

Las fuerzas de seguridad han lanzado una operación de rastreo en busca de posibles prófugos -seis han sido arrestados por el momento- y se han incautado de 76 de las 82 armas de fuego de las que se habían apropiado los presos.

La prisión de Welikada fue construida a mediados del siglo XIX por el Imperio Británico y, con varios miles de reclusos en sus celdas, es la más grande de Sri Lanka, aunque según algunas voces críticas tiene muchos más reos de lo que permite su capacidad.