El alero novato Michael Kidd-Gilchrist jugó su mejor partido de la nueva temporada y logró un doble-doble que ayudó a los Bobcats de Charlotte a vencer en la prórroga por 101-97 a los Mavericks de Dallas.

Los Bobcats (2-3), que jugaron en su campo del Time Warner Cable Arena, lograron su segunda victoria en lo que va de temporada y tuvieron a Kidd-Gilchrist como el líder que aportó 25 puntos y 12 rebotes, las mejores marcas de profesional.

El base Kemba Walker consiguió 26 puntos que los dejaron como máximo encestador del equipo, mientras que el reserva Ramon Sessions llegó a los 12 puntos.

El pívot Byron Mullens también ayudó al triunfo de los Bobcats tras convertirse en el líder del juego defensivo después de capturar 14 rebotes y anotar siete puntos.

Los Mavericks (4-3) fueron dirigidos por el escolta O.J. Mayo, que anotó 22 puntos y el veterano reserva Vince Carter, que aportó 19 tantos, mientras que el base Darren Collison llegó a las 14 anotaciones.

El equipo tejano sigue sin conseguir buenos resultados como equipo visitante y deja su registro en 1-3 en partidos fuera de su campo después de perder el segundo consecutivo en noches seguidas.

En la pasada cayeron derrotados por 104-94 ante los Knicks de Nueva York, en su visita al Madison Square Garden.