Al menos un miembro de las fuerzas de seguridad y seis presuntos insurgentes han muerto en un ataque contra un puesto de control en el oeste de Pakistán, informaron hoy fuentes oficiales citadas por medios locales.

El ataque ocurrió de madrugada en el fuerte de Toi Khula, en la demarcación tribal de Waziristán del Sur, una de las más conflictivas del país y habitual refugio de grupos armados fundamentalistas y en la órbita de los talibanes.

Según fuentes oficiales citadas por el canal Dawn, las fuerzas de seguridad lanzaron un contraataque y mataron a seis presuntos insurgentes e hirieron a otros trece.

Waziristán del Sur es una de las siete demarcaciones que conforman el cinturón tribal paquistaní fronterizo con Afganistán, un territorio que nunca ha estado bajo completo dominio del Estado y que sirve de feudo a facciones talibanes y grupos yihadistas.

En esta parte de Pakistán son habituales las escaramuzas armadas entre los insurgentes y el Ejército, y también suelen tener lugar ataques con misiles de aviones espía estadounidenses, dirigidos contra objetivos insurgentes.